Gisela Ortiz - Ideeleradio (800 x 500) 3
Gisela Ortiz - Ideeleradio (800 x 500) 3

Ideeleradio.-  Son vergonzosas las recientes declaraciones de la congresista Luz Salgado y lo que hacen es sembrar la desconfianza y la confrontación entre los peruanos, afirmó la hermana de una de las víctimas del caso Cantuta,  Gisela Ortiz Perea.

Fue al comentar las declaraciones de la congresista Luz Salgado, candidata a la presidencia del Congreso por Fuerza Popular,  quien indicó que el antifujimorismo obedece a gente mezclada con Sendero Luminoso y el MRTA, agrupaciones terroristas.

“Son vergonzosas declaraciones de quien va a representar a todos los peruanos en el Poder Legislativo  como presidenta del Congreso. Creo que el fujimorismo lo que hace desde los 90 y  estos 15 años después  es sembrar la desconfianza, la confrontación entre peruanos que nos negamos a olvidar lo que fue la esencia del fujimorismo”, comentó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio. 

“No hay que olvidarnos que en esta última elección un poco más de 70% de peruanos votó en contra del fujimorismo en la primera vuelta”, argumentó.

Ortiz Perea en ese aspecto dijo que de ninguna manera se puede  aceptar que se diga que todos aquellos que se oponen al  proyecto político del fujimorismo tienen algún tipo de vinculación con el terrorismo de Sendero Luminoso y el MRTA.

“Esa es una práctica común del fujimorismo que lamentablemente tiene mucha cabida en los  medios de comunicación. Lo grave de todo esto es que la difamación y la calumnia se va convirtiendo en una cosa común desde los políticos  y desde los congresistas quienes tienen inmunidad parlamentaria y a quienes no se les puede denunciar por difamación”, argmentó.

Luz Salgado justificó crimen de La Cantuta

Además dijo que no se puede olvidar que congresistas como Luz Salgado y Martha Chávez fueron muy allegadas a Alberto Fujimori y recibían órdenes y coordinaciones dentro de la salita del Servicio de Inteligencia Nacional en los años 90.

“Fueron personajes que justificaron el crimen de La Cantuta y pretendieron desvirturar la responsabilidad señalando que los [estudiantes] de la  Cantuta se habían autosecuestrado”, anoto.

“Allí está registrada en el Congreso la votación que ellos tuvieron para el informe de la comisión que archivó y garantizó la impunidad del grupo Colina”, indicó.

Hay una estigmatización sobre caso Cantuta

Por otro lado consideró que aún existe un estigma sobre el caso Cantuta,  que fue sembrado por el fujimontesinismo desde los años 90.

“Nos falta hacer un trabajo de memoria quizás mucho más menudo en las universidades, en los colegios para informar lo que ocurrió en el caso Cantuta y la manera en cómo se organizó la dictadura de Fujimori para gobernar desde la criminalidad, desde el delito de corrupción y violaciones a los derechos humanos,  que se fueron instaurando casi como una práctica política desde los 90”, finalizó.