Ideeleradio.- No estoy en contra de Carmen Masías, pero se debió buscar a alguien de mayor consenso en las regiones para encabezar el Consejo Directivo de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida),  afirmó el exjefe de Devida Ricardo Soberón, tras advertir un escenario de mayor conflictividad social.

Fue al comentar la designación de Masías Claux, como presidenta ejecutiva del Consejo Directivo de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas [Devida] y quien se desempeñaba anteriormente como directora del Centro de Información y Educación para la Prevención del Abuso de Drogas (Cedro).

“[¿Adviertes que si se mantiene una política de continuidad, habrá mayor conflictividad?]  Eso lo he tratado de decir a todos los interlocutores que tengo dentro del Congreso y el Ejecutivo cuando supe de que había la posibilidad de que se volviera a las andadas de seguir manteniendo el enfoque de  reducción de la oferta que representa la señora Masías”, comentó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Con las dificultades que tiene Pedro Pablo Kuczynski,  de hacer planteamientos estratégicos más allá  del tema del saneamiento y la inversión china,  etc, me parece que es optar por lo más sencillo, que es seguir haciendo y seguir flotando y dejar que las FFAA y la PNP se siga encargando de un problema económico que es irresolvible en términos   militares y policiales”, aseveró.

Se puede perder el control 

Soberón Garrido, en este aspecto,  dijo que no tiene en contra de Masías Claux, pero sí respecto a su posición con respecto a sus políticas. Señaló que se debió de buscar a alguien como César Villanueva que logre un mayor consenso en las regiones para encabezar Devida.

“Un congresista como el señor Villanueva podría haber sido una elección importantísima para una región como el Vraem, con otra aproximación […] Mi impresión es que  la demanda internacional en los próximos años sea tan grande que las cosas se pierden de control,  el nivel de corrupción a nivel militar, policial y civil sea incontrolable y ahí sí al estilo mexicano”, dijo.

“Tenemos   40 mil familias de ronderos que han vivido el conflicto interno peruano y que no están dispuestos a recibir más sangre. Se pueda desatar una conflictividad de niveles muchos mayores,  a los que  tenemos por  proyecto mineros.  Acá estamos hablando de un sector social que ha tenido experiencia en enfrentamiento con  Sendero Luminoso y que  ha ayudado a ganar la guerra en el Vraem”, anotó.

Comments

comments