Carlos Blancas - Ideeleradio
Carlos Blancas - Ideeleradio

 

Temas muy delicados

Ideeleradio.- Mientras más importante es la reforma, más tiempo hay que darle, porque sería fatal que se apruebe algo que en poco tiempo tenga que ser cambiado, opinó el ex ministro de Justicia, Carlos Blancas, al referirse a los cambios que se plantean en el sistema de justicia y que merecerían modificar la Carta Magna.

“La reforma constitucional es algo delicado, pero yo creo que hay que hacerla con tiempo, y mientras más importante es la reforma, creo que más tiempo hay que darle, porque sería fatal que hagamos un diseño que dentro de unos meses haya que modificar, sobre todo porque hay temas muy delicados como este del CNM, que no le veo una salida muy clara”, indicó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Blancas Bustamante dijo, en ese sentido, que no le parece que sea muy largo el hecho de que la reforma se apruebe en dos legislaturas ordinarias, lo cual implicaría que el debate y votación de estos temas se realicen hasta parte del primer semestre del 2019.

“Yo veo que eso va a ser muy difícil [acortar el plazo de las legislaturas]. Además, no me parece que para una reforma constitucional sea muy largo que el proceso dure de aquí a marzo, porque las cosas tienen que estudiarse”, dijo.

“El periodo de duración y la fecha de inicio y término de las legislaturas es fijado ahora por el reglamento del Congreso, sin embargo, se ha respetado básicamente lo que venía rigiendo antes, que la primera legislatura empieza el 27 de julio y la segunda el 1 de marzo, porque de otra manera tendría que haber tres legislaturas en un año”, manifestó.

Comentó que la idea es que durante ese periodo opinen las universidades, los expertos, los medios de comunicación, y se forme una opinión más sólida respecto a la reforma del sistema judicial.

“En el tema de la reforma constitucional, ¿cuál es la razón que se pase de una legislatura a otra? Ese periodo es el periodo de reflexión en que la sociedad civil participa, porque la idea es evitar reformas sorpresa, que un parlamento con una determinada mayoría apruebe una reforma constitucional, y rápidamente la ponga en ejecución”, aseveró.

Cuestión de confianza

En otro momento, consideró que, si bien no está regulado, en estricto, el motivo por el que procede o no una cuestión de confianza, este mecanismo no debería plantearse solo para plantear cambios de puntos y comas, sino para temas de políticas públicas.

“Podría pasar [que plantee una cuestión de confianza], pero creo que no sería correcto. Yo creo que el Ejecutivo no puede hacer cuestión de confianza por una reforma constitucional. Está clarísimo que esta es una competencia del Congreso. El Poder Ejecutivo tiene iniciativa, pero me parece que las cuestiones de confianza son básicamente por cuestiones de políticas que se someten al Parlamento, pero por una reforma constitucional no lo veo”, señaló.

“No es algo que esté regulado estrictamente de por qué procede o no una cuestión de confianza, pero creo que conceptualmente es así. Claro, ahí el gobierno ya se juega otra cosa, que se traigan abajo el Gabinete. Me parecería absurdo que el Gobierno haga cuestión de confianza por un texto, o sea por la idea de que se va reformar esto o lo otro, pero que quiera que se cambie un punto o una coma y plantee una cuestión de confianza, eso no me parece”, refirió.

Más en Ideeleradio

Ver video

Comments

comments