Ricardo Cuenca - Ideeleradio
Ricardo Cuenca - Ideeleradio

 

Una democracia fallida

Ideeleradio.- Estamos ante la expresión más clara de una vieja crisis que deviene en una democracia fallida y una precariedad política, sostuvo el exministro Ricardo Cuenca, tras considerar que, desde el 2001, hemos tenido elecciones sucesivas y crecimiento económico, pero no una vida democrática ni desarrollo.

“[Hemos llegado a esta situación] porque creo que estamos ante la expresión más clara de una vieja crisis en el país, una crisis de cohesión social que deviene en una democracia fallida, que deviene en precariedad política, que deviene en desigualdades económicas y que se expresa en esta situación de que, finalmente, […] no termina de pasar nada que realmente solucione el asunto”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“La gente sigue sin imaginarse una posibilidad mejor más adelante. Creo que a la base de esta fractura que tenemos en la sociedad se ha perdido los proyectos y, por lo tanto, no hay posibilidad de imaginarse un futuro más o menos estable. Creo que el haber analizado hasta ahora las coyunturas con herramientas coyunturales no ha sido suficiente, y esto nos lleva a ese terrible error de democracia fallida, de precariedad política, de desigualdades económicas que no son de ahora, y que vienen de más atrás”, señaló.

Mucho más profunda

Cuenca Pareja subrayó, en ese sentido, que estamos ante una crisis mucho más profunda que se expresa, por ejemplo, en la parálisis del sector público y los casos de corrupción que se vienen denunciando.

“Levitsky y Ziblatt en su último libro [Cómo mueren las democracias] sobre las democracias decían que estas se sostienen si por lo menos hay normas que apuntan hacia la tolerancia mutua y a la contención de las instituciones. Sin embargo, creo que eso es insuficiente para el Perú. La crisis es una crisis más profunda”, refirió.

“Lamento ser tan estructuralista en el asunto, pero creo que la coyuntura, los elementos de la coyuntura son insuficientes. El Estado que está paralizado en el día a día, en las políticas públicas; la crisis que se evidencia en los problemas judicializados de corrupción son una expresión de esta crisis mucho más profunda en la que insisto se pone de manifiesto que somos una sociedad que desprecia”, declaró.

En el 2021

El exministro consideró, además, que en el 2021 nos equivocamos con muchas cosas que tienen que volver a ser revisadas. Advirtió que el deterioro no se va a acabar por arte de magia si es que no hago algo para detenerlo.

“En el 2001 consideramos que recuperar el régimen democrático, cosa que era fundamental, era suficiente para vivir en democracia y lo que conseguimos fueron elecciones sucesivas, pero no una vida democrática; conseguimos crecimiento económico, pero no desarrollo”, indicó.

“Cuando uno escucha a alguna gente que dice que este este Congreso es peor que el anterior, este Gobierno es peor que el anterior, y así cuando uno mira para atrás tiene esa sensación de que estamos en el peor momento, y que es peor que el anterior y es porque el deterioro avanza, porque ese deterioro, si no lo paro, va a continuar”, anotó.

De mucho tiempo atrás

Finalmente, recalcó que la situación de deterioro debe ser atendida, pues podría venir una situación de mayor pobreza y desigualdad sumada a la crisis política. Insistió en que “todo este desprecio por el otro” viene de mucho tiempo atrás.

“Todo este desprecio por el otro, territorializado, no empezó ahora. Ahora hay menos pudor, se ha perdido el pudor y, entonces, lo puedes decir tan alegremente y no pasa nada, pero es un deterioro que viene de mucho tiempo atrás, porque nos preocupamos insisto por eso: en recuperar algunas cosas que eran importantes, pero terminaron siendo absolutamente insuficientes y ahora nos damos cuenta que no es posible pensar que democracia es solo tener elecciones o que desarrollo es solo tener crecimiento económico”, puntualizó.

“Lo más probable es que el próximo año crezcamos más que 2 % y, entonces, va a haber pobreza y desigualdad y vamos a tener crisis políticas y elecciones adelantadas, desconocimiento de elecciones, pero además seguir no reconociendo al otro, negando la idea de establecer un diálogo. Entonces, es en el 2021 [que empieza] va avanzando de alguna manera y si no le ponemos un freno, la cosa va siempre ir para peor”, lamentó.

Más en Ideeleradio

Ver video