Marisol García Apagüeño - Ideeleradio
Marisol García Apagüeño - Ideeleradio

 

Era un caso visible

Ideeleradio.- El asesinato del líder indígena Quinto Inuma Alvarado ha generado desconcierto y es una pérdida irreparable, sostuvo Marisol García Apagueño, presidenta de la Federación de Pueblos Indígenas Kechwa Chazuta Amazonía (Fepikecha), tras cuestionar que el Estado no haya actuado oportunamente, pese a existir el protocolo de protección para defensores ambientales de derechos humanos.

Fue al comentar al caso de Quinto Inuma Alvarado, apu de la comunidad nativa Santa Rosillo de Yanayacu, asesinado por encapuchados en Pucallpa, mientras él, su esposa y sus hijos retornaban de un evento sobre protección a defensores ambientales.

“La familia Fepikecha hoy se encuentra muy desconcertada por esta situación y lamentamos esta pérdida irreparable de nuestro hermano y apu Quinto Inuma, y toda la situación que está pasando su familia y nosotros que también siempre hemos estado levantando la voz, visibilizando”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“No se va a decir que el caso de Quinto Inuma no ha sido visible, porque nosotros hemos sido la federación que hemos llevado este caso de Santa Rosillo hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Sabía el Estado, sabía cada ministro que entraba del tema de Santa Rosillo, pero nunca han querido hacer una acción concreta”, apuntó.

Nos preocupa

En otro momento, la presidenta de Fepikecha expresó su preocupación por los asesinatos de líderes indígenas. Señaló que el protocolo de protección para defensores de derechos humanos no viene funcionando.

“Nos preocupa, porque matan a un defensor como si fuera un criminal, como si fuera la peor persona, de una manera tan cruel, tan despiadada y tan cobarde para matarla delante de sus seres queridos. Nosotros como defensores de los derechos humanos y ambientales damos la cara, no nos escondemos, porque no estamos haciendo nada malo, solo defendemos lo que nos pertenece por derecho, y por eso no nos pueden seguir matando”, aseveró.

“Y en comparación de otros casos como Arbildo, como el hermano Santiago, como el caso Saweto, en el caso de Quinto su caso es conocido hasta internacionalmente, porque no solo hemos llevado a la Corte, hemos llevado a la COP, a los foros, a diferentes espacios internacionales que hemos participado. Hemos llevado la voz siempre”, agregó.

No hay voluntad política

Finalmente, se refirió al hecho de que en enero del 2021 una resolución directoral aprobó la solicitud de alerta temprana de defensor de derechos humanos que presentó Inuma Alvarado, que ordena el patrullaje y vigilancia constante por parte de la Policía. No obstante, García Apagueño remarcó que ese documento no le ha servido para nada, pues no hay voluntad política desde el Estado.

“El Estado peruano sacó este protocolo para proteger a los defensores de derechos humanos. Quinto Inuma ha sido reconocido como defensor de los derechos humanos bajo una resolución. Una resolución que evidencia que el día que lo mataron no le ha servido para nada, porque ha sido una de las personas que más ha visibilizado el conflicto territorial de su comunidad y de sus hermanos”, detalló.

“Y si a Quinto lo han podido asesinar, ¿nosotros en qué quedamos? ¿en qué quedamos los otros indígenas que también hacemos ese trabajo ad honorem de defender los derechos colectivos territoriales y ambientales? A él, a pesar que ha sido defensor y tenía ese nivel de alcance, lo han matado como si fuera un animal. No ha habido nunca voluntad política para hacer las cosas, para frenar esta violencia, porque siempre han justificado que no tienen presupuesto para ir a la comunidad”, puntualizó.

Más en Ideeleradio

Ver video