Eduardo Ballón -Alberto Otárola (Fotos: Ideeleradio - PCM )
Eduardo Ballón -Alberto Otárola (Fotos: Ideeleradio - PCM )

Un triste émulo de Martha Chávez

Ideeleradio.- El premier Gustavo Adrianzén es un personaje bastante menor, que le genera comodidad y tranquilidad al Congreso, porque este poder del Estado siente que es una figura bastante más manejable y que no va a tener capacidad propia como la tuvo Alberto Otárola, opinó el antropólogo Eduardo Ballón.

Fue al comentar la designación de Adrianzén Olaya, ex representante permanente de Perú ante la OEA, como nuevo titular de la Presidencia del Consejo de Ministros.

“En ese contexto, es un personaje bastante menor que sí le genera comodidad y tranquilidad a un Congreso que siente que es una figura bastante más manejable, y que no va a tener capacidad propia, que Otárola buscó tenerla y la tuvo en distintos momentos”, señaló en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Entonces, en ese sentido, [es] una presidenta débil [que] desde el primer día que encontraba una fuerza en su vínculo con Otárola y en la, sin duda, relativa capacidad política que mostró este. Capacidad política que supuso, en primer lugar, ser el que construye el acuerdo con el fujimorismo —lo que no es poca cosa— cambia radicalmente con un personaje menor”, añadió.

Ballón Echegaray recordó, además, el incidente ocurrido en la audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) del 10 de noviembre pasado, en que una mujer increpó y cuestionó la respuesta del Estado, y Adrianzén Olaya reaccionó responsabilizando a la ciudadanía de las muertes ocurridas en las manifestaciones contra el gobierno de la mandataria Dina Boluarte.

“Adrianzén es un triste émulo de Martha Chávez. Triste émulo que en la Corte Interamericana de Derechos Humanos sostuvo que los protestantes eran los responsables de las muertes que se habían producido”, manifestó.

Entorno limitado

En otro momento, el analista consideró que la presidenta Dina Boluarte tiene hoy un entorno absolutamente limitado. Se refirió, asimismo, al hecho de que Gustavo Adrianzén no haya hecho cambios en el Gabinete Ministerial.

“En sentido estricto, esa debe ser una de las condiciones que le puso el Ejecutivo [al nuevo premier] y la propia señora Boluarte. Si uno cree en los trascendidos y en notas publicadas en distintos periódicos, parece que, digamos, en un alarde de inteligencia, la mandataria estuvo pensando en el actual ministro de Justicia para primer ministro”, expuso.

“[Esto] lo que indica, desde el otro lado, las debilidades enormes que tiene la señora, con un entorno absolutamente limitado, con un entorno sin mayor fuerza en donde seguramente lo que le queda de capacidad en su entorno más inmediato está ligado a la bastante vapuleada figura de su hermano”, acotó.

Alberto Otárola

Finalmente, esbozó una hipótesis en torno a la decisión de la presidenta Dina Boluarte de aceptar la renuncia de Alberto Otárola y nombrar a Gustavo Adrianzén en la Presidencia del Consejo de Ministros.

“Digamos, la pregunta de fondo es quién pone a Adrianzén. Y mi impresión es que Adrianzén llega como resultado de una negociación de la que es parte el propio Otárola. Y, en ese sentido, Boluarte acepta la negociación, porque más allá de la necesidad que tuvo de sacarlo a Otárola, ella no quiere deshacerse de Otárola de ninguna manera”, precisó.

“[Ella] siente que su suerte a futuro está soldada a la de Otárola, y que Otárola tiene en la mano una cantidad de cartas que le generan temor, y en ese sentido, funciona como un seguro”, declaró.

Más en Ideeleradio

Ver video