Stuardo Ralón Orellana (Foto: OEA)
Stuardo Ralón Orellana (Foto: OEA)

 

Hacemos un llamado

Ideeleradio.- Hacemos un llamado a las autoridades del Perú para que se le pongan algunos parámetros objetivos a la figura de la vacancia presidencial por incapacidad moral permanente, sostuvo el primer vicepresidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y relator para Perú, Stuardo Ralón.

“Hacemos un llamado a que tiene que resolverse con algunos parámetros objetivos la figura, porque sino lamentablemente lo que podría ocurrir en el Perú es estar en una constante inestabilidad constitucional, con un choque entre el Congreso y el Ejecutivo, y que el ciudadano al final acuda a las urnas en cada periodo electoral, pero no sabe si el presidente que eligió o que ganó va a estar algunos días, unas semanas o unos meses”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Los llamados a delimitar el catálogo objetivo que pudiese llenar el concepto de incapacidad moral permanente son las autoridades y los procesos constitucionales de Perú. Por ejemplo, hay varios mecanismos. Uno de ellos que ante alguna impugnación que argumente que fue arbitrario o que fue subjetivo, que el Tribunal Constitucional que es el llamado a interpretar la Constitución de Perú, pues delimite en qué supuestos se puede estar en una incapacidad moral permanente”, refirió.

Una reforma

En otro momento, Ralón Orellana señaló que otra forma de delimitar la figura de la vacancia por incapacidad moral sería a través de una reforma constitucional. Advirtió que el Perú podría estar en constante inestabilidad política si es que no se delimita objetivamente esa figura.

“Lo otro es, ante una dificultad de que esto ocurra, el impulso de una reforma que le dé claridad a este concepto, porque como está el día de hoy es como una especie de cláusula abierta que le permite una revocación en cualquier momento por parte del Congreso respecto de un presidente constitucional electo, y eso lo que genera es una inestabilidad”, señaló.

“[Eso genera inestabilidad] porque cualquier presidente que gane las elecciones en las urnas no sabe en qué momento puede cambiar la correlación de fuerzas en el Congreso y su mandato —que constitucionalmente debiese ser para un periodo determinado de ciertos años —puede reducirse a un mandato que dure algunas semanas, algunos meses o este siempre bajo la advertencia de que si no están —por así decirlo— contentos con la gestión pueda utilizarse de manera subjetiva”, acotó.

Más en Ideeleradio

Ver video