Congreso - Foto: Parlamento
Congreso - Foto: Parlamento

 

Las elecciones van

Ideeleradio.- La disolución del Congreso de la República es irreversible y las elecciones convocadas para el 26 de enero se van a dar, opinó César Landa, expresidente del Tribunal Constitucional (TC), al considerar que se espera que el máximo intérprete de la Carta Magna esté a la altura de las circunstancias.

Fue al considerar que deben ser desestimados los cuestionamientos que se han formulado vía demanda competencial respecto al cierre del Poder Legislativo, medida tomada por el presidente Martín Vizcarra al negarse la confianza al Gabinete en el contexto de la presentación de un proyecto sobre la elección de magistrados del TC.

“Obviamente [las elecciones van de todas maneras]. Además, el TC no podría negarle el derecho al pueblo a elegir sus representantes, sería quitarles el derecho democrático. Obviamente esa pretensión del congresista Olaechea sería, pues, una regresión. Un 85% cree que la disolución del Congreso fue correcta y quiere elegir a nuevos congresistas”, señaló en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“La disolución del Congreso también es irreversible, porque es la condición para que el ciudadano exprese su opinión, desde el punto de vista político y jurídico. […] El derecho constitucional tiene que estar a la altura […]”, apuntó.

Rechazo a cautelar adelanta un criterio

Landa Arroyo argumentó que el hecho de que la medida cautelar haya sido desestimada por el TC se basa en que no hay ninguna razón que amerite provisionalmente “decir que ha habido una violación a la autonomía e independencia del Congreso”.

“La medida cautelar ha sido rechazada porque no hay visos de verosimilitud de urgencia ni tampoco que sea una medida que vaya a hacer reversible la convocatoria a elecciones para el 26 de enero. […] La medida cautelar ya adelanta un criterio”, apuntó.

PJ rechazó demandas

El exmagistrado recordó que el Poder Judicial ha desestimado las demandas de amparo presentadas, por separado, por Marisol Espinoza Cruz, exintegrante de Alianza para el Progreso, y Salvador Heresi, miembro de la Comisión Permanente, quienes argumentaban una vulneración de su derecho, tras la disolución del Parlamento.

“El Poder Judicial ha desestimado dos demandas de amparo de dos congresistas que pidieron que se anule la disolución del Congreso, porque afectaba sus derechos políticos. Han sido rechazadas en primera instancia, y ojalá que llegue también por denegatoria al Tribunal Constitucional para que de una vez finiquite esas pretensiones equivocas”, indicó.

Una alta responsabilidad

Cconsideró que el TC tiene en sus manos una alta responsabilidad, pues debe resolver la contienda competencial respecto a la cuestión de confianza y su relación con la disolución del Parlamento.

“En este caso hay un vacío [por resolver en la contienda de competencia]. Que el TC adelante un criterio señalando esta sería la forma cómo debería ejercerse las potestades del Ejecutivo y del Parlamento, a efectos de que el diseño democrático, mantenga el principio de control y balance de poderes pareciera que es una tarea más positiva, de creación, no de interpretación”, explicó.

Vacatio sententiae

Remarcó que esta institución tiene que emitir una sentencia que pacifique, racionalice y ordene el sistema democrático hacia adelante. Consideró que el fallo podría ser más bien de tipo exhortativo, sin efectos sobre el proceso electoral en curso.

Vacatio sententiae significa que la sentencia se declara hoy, pero entra a regir el próximo año o después de las elecciones. El TC modula, sobre todo si entra a un tema político. Es una suerte de judicialización de la política, y es peligroso porque en esa judicialización de la política puede haber una politización de la justicia, donde los jueces terminan ya no siendo árbitros, sino parte de, para unos de la oposición, para otros del Gobierno”, indicó.

Más en Ideeleradio

Ver video

Comments

comments