Una seudorealidad

Ideeleradio.- En el intento de vacar al presidente Martín Vizcarra desde el Congreso de la República se ha querido simular que se lucha contra el mal, pero en el fondo hubo deseos protervos y bajos de llegar al poder, opinó la psicoterapeuta Carmen González.

Fue el referirse al artículo Simulación y humanidad creativa, de Carmen McEvoy, publicado en El Comercio.

“Ayer salió un artículo de Carmen McEvoy plantea que en esta época no vivimos la realidad, sino una seudorealidad, una simulación […] Lo que ha pasado aquí en el episodio de intento de vacancia [ha sido] una simulación de lucha contra la corrupción”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Simulación

La psicoterapeuta refirió que detrás del intento de vacancia del presidente Martín Vizcarra hubo deseos de venganza y de llegar al poder.

“Con este marco, todos han querido simular que luchan contra el mal, y han mezclado la falla de Vizcarra de sentarse a conversar con las secretarias para trazar una estrategia. Todo eso ha servido para que lo hagan crecer y vean que era una falla enorme, pero en el fondo hay deseos protervos, bajos de llegar al poder, de vengarse, etc. Esto tiene que servir para que a gente se dé cuenta que no nos podemos dejar arrastrar por lo que nos dicen, sino darnos cuenta quién lo dice”, anotó.

“Entonces, en este país todos nos hacemos los idiotas, los partidos llegan y meten a su gente. Sin embargo, ahora todos son pulcros, nadie ha recomendado a nadie. Me parece ridículo y están haciendo vivir a la gente un engaño. ¿Y para qué? Tenemos que ver que algo pretenden: tomar el poder y cortar la verdadera lucha contra la corrupción”, refirió.

Llegar al poder

Señalo como hipótesis que lo que ve es que hay demasiados deseos de un sector de Acción Popular, y el odio de actuales legisladores de otras bancadas.

“[…] Creo que lo ven a Vizcarra sin una bancada, sin un partido, y hay demasiados deseos de llegar al poder por parte de Acción Popular. No me refiero a Mesías Guevara, que es de primera, ni a Lescano ni a Diez Canseco, sino —como dijo Ronald Gamarra— detrás está los deseos de Vitocho de vacar a quien lo jubiló para siempre del Congreso”, opinó.

“Por otro lado, está la cólera, el odio de una persona tan desacreditada moralmente como es [Edgar] Alarcón y está también la omnipotencia infantil de Merino de no reconocer que es una persona mediocre intelectualmente. Nadie se acuerda que él estuvo de congresista del 2011 al 2016, pero soñó despierto que podía reemplazar a Paniagua”, indicó.

¿Quiénes son los actores?

Cuestionó, además, que en el intento de vacancia hayan estado los congresistas Omar Chehade (Alianza para el Progreso), Édgar Alarcón (UPP) y Manuel Merino de Lama (Acción Popular).

“Mira quiénes son los actores. Esto es peor que una película venezolana de poco presupuesto. ¿Quién está? Un traidor como Chehade, cuando ha traicionado la amistad, no denunciar los delitos si los hubiera cometido Ollanta y Nadine, sino que poner en un libro lo que habían conversado cuando eran amigos, pero además con un rabo de paja enorme, porque su hermano estuvo preso por los contactos que él hizo siendo vicepresidente. Alarcón que llega al Congreso con un pedido de 12 años de prisión. Está Merino […]”, argumentó.

“Entonces, mira qué personajes están detrás. Hablan de Vitocho, que es creo el jefe de facto de Acción Popular, y que no sería conocido si su tío no lo hubiera nombrado secretario del Consejo de Ministros”, puntualizó.

“Acuña es un viejo zorro”

En otro momento, se refirió a los intereses políticos del líder de Alianza para el Progreso, César Acuña. Sostuvo que trabaja desde hace varios años para ser presidente del país.

“Acuña es un ducho y un experto. Ahí están de su lado Chehade y los principales como Carmen Omonte. Creo que es un toma y daca de ellos con Acuña. Acuña es un viejo zorro que ha podido sacar al Apra del sólido norte, y está trabajando hace años para ser presidente, porque ya consiguió todo. Le interesa el poder político y para eso tiene a su hermano en el Congreso. O sea, él es un pulpo para acaparar poder porque quiere llegar al poder […]”, precisó.

“Él sabe —porque no es tonto— quién es Chehade. Un traidor traiciona a todos. Y Carmen Omonte ha pasado por varios partidos y, al final, quería votar por Keiko. Él sabe, pero entre ellos tienen un pacto tácito: ‘yo me hago el sonso, tú te haces el tonto, y vamos a ver’. Pero quien tiene la plata, paga la orquesta y canta”, sostuvo.

Manuel Merino carece de peso político

Se refirió, finalmente, al presidente del Congreso, Manuel Merino de Lama y las llamadas que realizó a los altos mandos de las Fuerzas Armadas.

“Lo que pasa es que él no mide su propio peso político. Él carece de peso político en ese momento, y los militares han sido mucho más lúcidos para ver este señor peso pulga qué peso tiene como para traer abajo una vacancia”, señaló.

“Acá [el Congreso] se han obnubilado por la ambición política, por el miedo a ir a la cárcel, porque el Congreso se ha convertido en una guarida de personas que están investigadas. Yo creo que lo que ha pasado es que ha habido un conjuro de emociones terribles en todo”, argumentó.

Más en Ideeleradio

Comments

comments