Piden que Gobierno destine presupuesto a Defensoría para lucha contra la tortura y maltratos

1196

Así lo planteó Carlos Jibaja Zárate, director de Salud Mental del Centro de Atención Psicosocial (CAPS).

Prevenir la violencia

Ideeleradio.- El Gobierno debería destinar un presupuesto a la Defensoría del Pueblo para poder desarrollar las funciones de prevención en el marco de la lucha contra la tortura y los tratos inhumanos y degradantes, planteó Carlos Jibaja Zárate, director de Salud Mental del Centro de Atención Psicosocial (CAPS).

“Por insistencia el Congreso se aprobó el proyecto de ley contra la tortura y los malos tratos inhumanos y degradantes, y está en el aumento de funciones de la Defensoría del Pueblo. Más que un elemento de sanción, se necesita generar un espacio dentro de la política pública para el adolescente, el delincuente o el ciudadano en general que podría estar en riesgo de algún tipo de trato degradante o tortura”, manifestó en diálogo con el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“La norma por ser aprobada por el Congreso, por insistencia, no lleva el visto bueno del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), dentro del Ejecutivo y no le ha dotado de presupuesto a la Defensoría para aumentar esas funciones fundamentales”, puntualizó

Jibaja Zárate subrayó que el aspecto presupuestal es un elemento principal, porque de lo contrario podría verse como un “saludo a la bandera” el acogerse a la prevención de la tortura y malos tratos.

“Es un instrumento muy poderoso, porque previene la violencia en general. No es un número excesivo [de torturas], pero sí hay un maltrato al ciudadano si se le pone el pie en la cara estando en el piso esposado, y puede pasarle a alguien que protesta o un universitario”, declaró.

No repetir políticas del ‘perro muerto’

Sostuvo, por otra parte, que llevar en la lucha contra la inseguridad ciudadana una estrategia de “matar al perro para acabar con la rabia” se acerca muchísimo a los escuadrones de aniquilamiento que han operado en otros países.

“No podemos repetir políticas del ‘perro muerto’ o del ‘perro envenenado’, en el sentido de que en el caso de aquel que tenga rabia, la única manera de solucionarlo es matándolo, porque eso nos acerca muchísimo a los escuadrones de aniquilamiento que han ocurrido en otros países”, comentó.

“Hay que prevenir, sobre todo, con las poblaciones vulnerables que podrían caer en las garras de la drogadicción, que es uno de los uno de los elementos que hace que el delincuente delinca, porque se ha hecho estas relaciones entre el consumo de drogas u delincuencia”, aseveró.

Comments

comments