Luis Vargas Valdivia - Ideeleradio
Luis Vargas Valdivia - Ideeleradio

Caso sí se investigó

Ideeleradio.– El caso Madre Mía se archivó porque, en su momento, las pericias psicológicas y psiquiátricas demostraron que el testimonio de Jorge Ávila no era confiable, aclaró el exprocurador Luis Vargas Valdivia.

“Yo he chequeado la resolución del caso Madre Mía y en realidad lo que hicieron los magistrados es lo que se adecúa a los medios probatorios que aparecieron en el proceso. Ahora se dice: ¿cómo es posible que Jorge Ávila primero diga una cosa, luego diga otra, que no tiene mayor credibilidad,  pero hay que tener en cuenta que este testigo fue objeto de una serie de pericias, entre ellas una pericia psiquiátrica, lo cual infirió que no era un testigo confiable”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Lo que pasa es que él [Jorge Ávila] fue el que formula la denuncia. Y él denuncia en su momento que fue víctima de maltrato y torturas de parte de los efectivos de la base de Madre Mía. El fiscal ordena que se le practique la pericia, tanto del médico legista para determinar las lesiones, como psicológica y psiquiátrica, a efectos de determinar el posible perjuicio psicológico y psiquiátrico que deja las lesiones en víctimas de la tortura”, precisó.

En ese sentido, el exprocurador indicó que tras las pericias a las que fue sometido Jorge Ávila, se logró determinar que tenía trastornos de personalidad.

“Tras esa pericia se logra determinar que Jorge Ávila tiene estos rasgos de personalidad, y a parte, se logra determinar que las lesiones que él presenta no coinciden con las lesiones que él detalla haber sufrido, pero igual se inicia la investigación, y luego este testigo firma un documento desdiciéndose de esa imputación ante un notario y, luego, ratifica su denuncia y dice que lo que firmó ante el notario no tiene valor y ratifica su declaración”, añadió.

Comments

comments