Ricardo Cuenca - Ideeleradio
Ricardo Cuenca - Ideeleradio

 

Cultura política muy básica

Ideeleradio.- Cada vez es más latente que hay una muy precaria cultura política en el país, en la que persiste esta idea de que la única manera de vincularse con el otro es formalizando un pensamiento único, manifestó Ricardo Cuenca, exministro de Educación, tras advertir que la tentación de una corriente totalitaria es una amenaza permanente en el país.

“Yo creo que nuevamente nos perdimos la oportunidad, después de recuperar la democracia en el 2000 de generar algo que creo que el país, en general, siempre adoleció, pero que ahora se hace cada vez más latente que tiene que ver con una muy precaria cultura política que tenemos en el país”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Cuenca Pareja hizo referencia al artículo de Alberto Vergara denominado ‘Compra y calla’, publicado en el 2015, para comentar que “mientras haya un dinamismo económico, lo demás pasa a un segundo plano”. Explicó que la cultura política en el Perú es muy básica, pues hay un desentendimiento y se considera como un enemigo a quien discrepa.

“Entonces, este juego perverso en el que hemos entrado en el que no solo el individualismo le gana a lo colectivo, sino que nuestra propia cultura política es una cultura política muy básica, muy elemental, se diferencia ejemplo de lo que sucede en los otros países, en donde puedes darte cuenta que aún con problemas políticos, la reacción de la gente es distinta, no solamente en la acción directa, sino también en el solo hecho de conversar sobre estos temas”, declaró.

“Y un rasgo de la cultura política a la que hago referencia que es muy precaria en el país tiene que ver con esta idea de que la única manera de vincularse con el otro es formalizando un pensamiento único. [Hay esta cultura que dice que] el que piensa distinto a mí es mi enemigo y, por lo tanto, no tiene espacio en esta democracia, porque no me deja hacer las cosas”, añadió.

Una amenaza permanente

El analista señaló, del mismo modo, que el peligro de ese pensamiento único y de esa única forma en que se quiere contar la historia “es que estamos a un paso de un pensamiento totalitario”. Subrayó, por ello, que la tentación del pensamiento totalitario es una amenaza permanente.

“Entonces, creo que lo que hay que tener claro es que la tentación autoritaria, la tentación del pensamiento totalitario es una amenaza permanente en el país y ahora estamos frente a ello, porque si yo creo que solo puedo hablar entre los que piensan como yo, y si los que piensan distinto a mí están en una situación de ejercicio de poder distinta, entonces no va a haber opción de vivir democráticamente”, argumentó.

“Y eso es lo peligroso, que a veces perdemos de vista. En el ciudadano de a pie que empieza a despreocuparse porque la situación económica mejora, ciertamente muy bien para las personas en general, termina de quitar de su cabeza —a pesar de que menos de una persona confía en el Congreso— y termina desentendiéndose de la política de la democracia como si no fuera responsabilidad mía y parte de mi propia vida”, indicó.

Interpretación de legitimidad

Finalmente, lamentó que nos hayamos anclado en esa idea de democracia es solo un proceso electoral, aspecto que es correcto, pero que va más allá. Hizo hincapié, además, en lo que viene ocurriendo en torno a la interpretación de legitimidad.

“A veces utilizamos las medidas más sofisticadas para situaciones más simples, y yo creo que algo que está sucediendo ahora es que la vieja matriz de interpretación de legitimidad y capacidad del Estado nos dice que la legitimidad está en los regímenes y en el propio Estado, pero no en los gobernantes, no en el gobierno ni en la administración, que ahí lo que la gente busca es la capacidad de poder hacer cosas”, expuso.

“Entonces, en el momento en el que la población empiece a sentir que su situación inmediata mejora —por decirlo de alguna manera— probablemente se fortalezca esta idea que lo que necesito es reconocer capacidad de que ‘haga cosas roba, pero hace obras’, frente a la idea de una legitimidad que termina siendo una entelequia un poco más larga”, refirió.

Más en Ideeleradio

Ver video