Joel Hernández 2- Foto: Fran Afonso-CIDH
Joel Hernández 2- Foto: Fran Afonso-CIDH

 

Equiparable a un acto de tortura

Ideeleradio.- Vemos con preocupación cualquier intento de restaurar la pena de muerte, sostuvo Joel Hernández, presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), al considerar que esta es una medida que va de salida en todos los países de Latinoamérica.

“Lo que sí ha dicho la CIDH a través de múltiples decisiones es que todo el proceso que conduce hacia la imposición de la pena de muerte es equiparable a un acto de tortura, y también se ha dicho que la pena de muerte es en sí misma un acto de tortura, y es una pena cruel, degradante, es una pena trascendente”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Es irreparable esta pena, y esto es lo que está precisamente generando un movimiento para abolir totalmente la pena de muerte. Imagínese usted cuando se cometen errores judiciales, se ejecuta a un inocente, ese hecho es cometer una violación [a un derecho] de una persona que, en el proceso, no logró probar su inocencia. Eso es por lo que vemos nosotros con preocupación cualquier intento de restaurar la pena de muerte”, puntualizó.

Cabe recordar que el presidente de la República, Martín Vizcarra, dijo que “hay que evaluar [esa posibilidad]” frente a las preguntas de la prensa respecto a la pena capital contra los violadores.

Va siendo suprimida gradualmente

Hernández García recordó que hay instrumentos importantes como el protocolo de la Convención Americana de Derechos Humanos. Dijo, además, que la pena de muerte es una medida que “va siendo suprimida gradualmente”, pues el mundo está adoptando una visión más humanista.

“La pena de muerte va de salida en nuestro continente. Todos los países latinoamericanos son abolicionistas de hecho o de facto de la pena de muerte, se mantiene en los libros en algunos países del Caribe y se ejecuta desafortunadamente todavía en los Estados Unidos, y no en todos los estados de la unión, en algunos de estos”, indicó.

Sin embargo, hizo alusión a la aplicación de la pena de muerte no ha sido una solución a los problemas de inseguridad en los países en donde se ha aplicado.

“Los estudios de la aplicación de la pena de muerte en los países donde todavía se ejecuta han llegado a la conclusión de que los niveles delictivos no disminuyen, de que no ha sido una solución a problemas de inseguridad y que no es una política criminal eficiente”, aseveró.

Más de Ideeleradio

Ver programa

Comments

comments