Congreso (Foto: Andina)
Congreso (Foto: Andina)

 

Calidad legislativa

Ideeleradio.- Que el Congreso de la República haya colocado a última hora la reelección parlamentaria indefinida deja clara la intención de permanecer en la función, a cualquier costo y sin importar la calidad legislativa, sostuvo la politóloga Paula Távara.

Fue al referirse a la decisión del Pleno de aprobar, en primera votación, el texto sustitutorio que dispone el retorno a la bicameralidad y que elimina el artículo que prohibía la reelección parlamentaria inmediata.

“Creo que lo de ayer [jueves], sobre todo, que se aprobara a última hora la reelección indefinida nos marca con claridad la intención de permanencia en estas condiciones de calidad legislativa. [Eso] rompe totalmente el argumento pretendido […] de que la bicameralidad tenía un horizonte de mejora de la calidad legislativa, de cámara filtro, de mejora de la representación”, señaló en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Que era pretendida —digo— porque ya entre las características que tenías que tener era haber sido congresista para poder entrar al senado e iba mostrando como una reelección encubierta: permanecer en el Parlamento sencillamente cambiando de cámara”, agregó.

Referéndum del 2018

Távara Pineda recordó, además, que en el referéndum del 2018, la reelección congresal fue ampliamente rechazada por la ciudadanía. Indicó que la inclusión de este tema como parte del texto sustitutorio “deja clara la intención de permanencia”.

“[Esto] en un contexto en el cual hay que decir que la reelección en sí misma no es mala según la teoría, pero el país ya se ha expresado en torno a que no quiere la reelección, y la alta desaprobación de este Parlamento hace, pues, que también sea uno en el cual, probablemente, no se quiera que estos parlamentarios permanezcan tampoco”, refirió.

“El colocar a última hora la reelección indefinida sin problema —la derogatoria de aquel artículo de no reelección que proviene del referéndum— deja clara la intención de permanencia —el negociado de permanencia— en el Congreso a cualquier costo y sin importar la calidad legislativa”, anotó.

La votación

La politóloga consideró, del mismo modo, que debería analizarse la votación —93 votos, 28 en contra y 1 abstención— que registró el Pleno respecto al dictamen de los proyectos de ley 660, 724, 792, 1044 y otros, que propone la reforma constitucional para el retorno del sistema bicameral.

“Que hayan pasado esos 86 votos desde la última vez que lo intentaron a 93; hay que ver quienes votaron allí. Además, seis de esos votos nuevos son de los [denominados] ‘Los niños’. Con lo cual tenemos de nuevo ese golpe a nuestra calidad democrática, nuestra calidad legislativa”, declaró.

“Se va cerrando este círculo, en el cual, en el intento de tomar la justicia, en la impunidad de algunos a través del mantenimiento de los otros, hay un juego de partidos políticos, de organizaciones, de liderazgos interesados en hacerse con el poder, repartírselo y no abrir más la cancha para que no haya forma alguna de que la ciudadanía u otras organizaciones políticas nuevas o movimientos sociales y ciudadanos tengan una voz”, subrayó.

El Congreso está envalentonado

En otro momento, indicó que estamos en una situación en la que tenemos un Congreso envalentonado que, al igual que otros parlamentos, ha avanzado en sus intenciones a raíz de que hay menos oposición ciudadana.

“Entran como en un proceso de envalentonarse. No es la primera vez, ya desde el Congreso del 2016, los congresos han ido jugando a tratar de hacer más allá de lo que la ciudadanía quiera y, si lo frenan mucho, se echan un poquito para atrás. Como se encuentran en un contexto en el que cada vez hay menos de esa oposición, pues no retroceden tanto y se lanzan sin problema a este tipo de decisiones”, manifestó.

Advirtió que lo que hay es un “Congreso envalentonado para irse haciendo del poder”, y una presidenta que depende de la actuación del Parlamento. Argumentó que, en este contexto, avanzamos a otro marco del análisis político, que es la teoría de los autoritarismos competitivos.

“Y, de otro lado, [hay] esta situación en la que nos movilizamos poco y en la que tienes un Congreso envalentonado para irse haciendo del poder, con una presidenta que funciona más o menos dependiente permanentemente de lo que el Congreso quiera o no hacer, porque no tiene un poder propio ella, por lo tanto, tampoco se les puede oponer, y un Poder Judicial que están intentando cooptar o que al menos tienen cogido del cuello”, enfatizó.

“Entonces, en este contexto, avanzamos a otro marco del análisis político, que es la teoría de los autoritarismos competitivos. ¿Podemos llegar a una elección al 2026? Sí. ¿Esa elección va a ser realmente democrática?, ¿vamos a poder elegir realmente? Es decir, ¿el menú va a ser aquel que nosotros hemos pedido o va a ser aquel que nos hayan impuesto con organismos electorales como ellos los quieren?”, preguntó.

Sin primarias

La politóloga mencionó, asimismo, que existe la posibilidad de que en la Comisión de Constitución se apruebe el predictamen que plantea como un tema opcional las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO).

“Y ojo sin primarias, porque no se nos puede olvidar que eso es lo que viene. Está en el Congreso discutiéndose la eliminación de las primarias. Para quienes dicen no, pero el senado está muy bien y, además, con primarias los ciudadanos vamos a participar, [la intención es que] no va a haber primarias. Así que estamos a punto, a dos pasos de perderla. Vamos a tener una elección de fantasía”, explicó.

“Tenemos que mirar que se está votando la reelección de alcaldes y gobernadores regionales en solo un periodo, eso les motiva menos, porque no son estas fuerzas las que tienen mayor cantidad de gobiernos locales y regionales. Se está aprobando la eliminación de las primarias. Está a punto de aprobarse la eliminación de las primarias. Y, entonces, se trata de ir encontrando cada vez más cauces que les permitan limitar”, acotó.

Adelanto de elecciones

Por otra parte, no descartó la posibilidad de un adelanto de elecciones que sea generado por las mismas fuerzas de la coalición autoritaria si es que el gobierno al que respaldan termina siendo muy endeble.

“[¿Tú descartas la posibilidad de cualquier adelanto de elecciones?] Yo no lo descarto, porque creo que también hay una jugada [de este sector], o sea, hay que tener en consideración la velocidad con la que se han intentado hacer estos cambios y el que incorporen con tanta claridad que están disponibles o que han de ser efectivos a partir del siguiente proceso electoral”, aseveró.

“Creo que estas mismas fuerzas de la coalición autoritaria que han buscado estos ajustes que le permiten hacerse con el poder saben que hay una posibilidad, siempre, de que [frente a] un gobierno tan endeble, tengan que deshacerse de él. Hay otra forma de decirlo: ellos serían quienes se deshagan de él”, complementó.

El 2026

Finalmente, estimó que los partidos políticos existentes piensan que les conviene esperar hasta el 2026 para llegar en mejores condiciones al proceso electoral.

“Entonces, ante eso, la velocidad de hacer los cambios de una vez [es] por si acaso de preferencia hasta el 2026. A todos los partidos les conviene esperar hasta ese punto para poder llegar en mejores condiciones, digamos, a un proceso electoral en el que compitan entre ellos de nuevo, y en el que tengan todo lo más ajustado posible”, expresó.

“Si tuviesen que hacer elecciones mañana, creo que una pregunta válida es: ¿tendría que hacerlas este jefe de la ONPE o sería el siguiente?. Entonces, claro mientras logren ellos atar todos los cabos, mejor [para ellos], pero atar bicameralidad y reelección ya les es una buena parte del camino”, puntualizó.

Más en Ideeleradio

Ver video