Bruno Pacheco - Parlamento (Fotos: Congreso - Andina)
Bruno Pacheco - Parlamento (Fotos: Congreso - Andina)

 

Servirá para un juicio político

Ideeleradio.- El tema de la entrega del ex secretario general de Palacio de Gobierno, Bruno Pacheco, a la Fiscalía seguramente será una pieza fundamental en la agenda de la oposición y el debate de una eventual vacancia del presidente de la República, Pedro Castillo, sostuvo el politólogo Paolo Sosa, tras considerar que hay la clara intención de distintas fuerzas del Congreso de hacerse con el Poder Ejecutivo.

“[El tema de Bruno Pacheco] seguramente va a ser una pieza fundamental en el debate respecto a una potencial vacancia en las próximas semanas. Es uno de los temas más calientes que ha tenido el Gobierno en términos de indicios de corrupción y más allá de lo penal, que es un tema bastante más complicado, lo que sabemos es que estos indicios, este tipo de testimonio funcionan también para el juicio político”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Creo que eso es lo más importante porque en un contexto como el que tenemos hoy día y además, con una clara intención de distintas fuerzas del Congreso de hacerse con el poder tenemos un nuevo ingrediente, que claramente puede terminar azuzando y generando los argumentos necesarios para, incluso, unir estas fuerzas [de las bancadas] aparentemente fragmentadas y motivar lo que, hasta ahora ha sido bastante esquivo en la agenda de la oposición, que es, efectivamente, una remoción del presidente”, subrayó.

Mucho temor

El politólogo estimó, en otro momento, que en el Parlamento hay sectores que tienen como objetivo la vacancia, pero temen que les pueda pasar lo mismo que al excongresista Manuel Merino, que estuvo solo cinco días en Palacio de Gobierno, en noviembre del 2020.

“Hay muchos incentivos por un lado [en la oposición] para tomar estas oportunidades y llegar a la Presidencia y convertirse en una suerte de nuevos Manuel Merino, pero por otro lado hay mucho temor de que esto pueda desencadenar también que salgan del poder y que no puedan aprovechar el tiempo para avanzar sus agendas más particulares. Entonces, esa combinación es la que nos explica hasta cierto punto la fragmentación que estamos viendo hoy en día [con las listas a la Mesa Directiva]”, señaló.

“Hay cuatro personas que claramente tienen la vocación o ven la oportunidad de ponerse en un sitio expectante en caso de una vacancia y, al mismo tiempo, no se logran los votos para una vacancia per se, a menos que haya un escándalo como en su momento también lo de Vizcarra respondió una serie de escándalos muy particulares y entre ellos una figura también bastante peculiar”, refirió.

Sus intereses

En otro momento, advirtió que estos sectores buscan reescribir las protestas de noviembre del 2022 y limpiar la imagen de Manuel Merino. Indicó que a estos grupos les preocupa que, ante una eventual vacancia de Pedro Castillo, surja una figura que vaya en contra de sus intereses conservadores.

“Hay una intención por parte de algunos sectores del Legislativo de reescribir un poco ese momento [noviembre 2020] y tratar de limpiar la imagen de Manuel Merino, pero al mismo tiempo, en este cálculo también es cierto que juega un poco la radicalización. Es decir, no solamente cálculos de horizontes temporales, sino que hay sectores que más que la salida de un Manuel Merino les preocupa una especie de nuevo Sagasti”, detalló.

“Les preocupa es una especie de nuevo Sagasti, porque el revés total de alguno de estos sectores no fue que caiga solamente el gobierno, sino que además el Congreso tenga que poner a una figura que —con esta suerte “caviarización del discurso”— sería completamente nefasta para los intereses de estos sectores que están interesados más bien en la desregulación y en avanzar en propuestas conservadoras”, puntualizó.

Les interesa desregularizar

Finalmente, recordó que hay grupos en el Legislativo que buscan desregularizar aún más el Estado. Lamentó, asimismo, que en un año de gobierno de Pedro Castillo se haya retrocedido más de lo que habíamos avanzado en 10 años.

“Lo que habíamos tenido, por lo menos hasta Martín Vizcarra, era que con todas las deficiencias, los presidentes se habían comprado el pleito de que hay que avanzar y defender cierto tipo de reformas. Entonces, se hablaba mucho de la defensa cerrada de la reforma universitaria, esto con este gobierno ha cambiado. Este gobierno no se compra ese pleito, no tiene interés, incluso tiene intereses de desregularizar más todavía estos sectores informales. Entonces, esa agenda empata hasta cierto punto”, opinó.

“Y creo que hay un temor, también a que si esta crisis deviene en forzar una salida consensuada, aparezca una nueva figura que pueda, más allá de todas las discrepancias con Pedro Castillo, cambiar ese rumbo y volver a una posición en la que el Ejecutivo defienda este tipo de propuestas, algo que en un año no ha pasado. En un año hemos retrocedido más de lo que hemos avanzado en diez, lo cual deber ser bastante preocupante”, concluyó.

Más en Ideeleradio

Ver video