Omar Coronel - Ideeleradio
Omar Coronel - Ideeleradio

 

No es comparable

Ideeleradio.- Es indignante ver la hipocresía de algunos sectores de la extrema derecha, quienes antes estaban en contra de las protestas y hoy las legitiman porque miran sus intereses, opinó el sociólogo Omar Coronel, al comentar el paro nacional de transportistas y del sector agrario.

“Yo creo que no [es comparable la protesta de Huancayo (Junín) con lo que pasa en Lima y sus objetivos de vacancia]”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“De hecho es un poco indignante la hipocresía de algunos sectores de la extrema derecha, de los tres partidos de derecha en el Congreso más activistas por la vacancia y de medios de comunicación y sectores que desde los años 80 que pedían balas contra las protestas, y que de pronto en circunstancias en que estas protestas podrían acumular para sus intereses [dicen que] se trata de protestas legítimas de la digna rabia del pueblo”, apuntó.

El sociólogo cuestionó, además, el papel de un sector de los medios de comunicación frente al paro de agricultores y de transportistas.

“Es bien indignante ver ese contraste [en el discurso de estos sectores] y yo creo que la mayoría de la ciudadanía entiende que hay algo que no encaja, cuando uno ve a Perú 21 defendiendo protestas o a El Comercio defendiendo protestas. Hay una disonancia ahí que yo creo que la mayoría se da cuenta y dice que esto es medio sospechoso”, declaró.

Sin salidas viables

Cuestionó, en otro momento, al gobierno del presidente de la República, Pedro Castillo, por no ofrecer salidas viables a los conflictos sociales.

“Mi impresión es que [el Gobierno] no tiene la capacidad de conectar con ellos [los sectores sociales], y no tiene tampoco de ofrecer salidas suficientemente viables o a tiempo”, enfatizó.

Fragmentadas y débiles

Lamentó, también, la pésima calidad de funcionarios que se vienen nombrando en el Poder Ejecutivo. Apuntó que, a la vez, hay un problema en las organizaciones sociales, pues estas están “fragmentadas” y son “débiles”

“Creo que hay mucha responsabilidad en el Gobierno por la pésima calidad de funcionarios que ha ido nombrando durante la mayor parte del Gobierno, pero también hay un problema de la sociedad civil que tenemos organizaciones bien fragmentadas y débiles”, declaró.

“Eso lleva a dos circunstancias que cuando uno [el Estado] quiere negociar con organizaciones de la sociedad civil es difícil porque uno negocia con uno y el otro sigue manteniendo sus medidas de lucha, porque se desconfía mucho de las organizaciones nacionales o de las que terminan negociando con el Gobierno”, acotó.

Finalmente, explicó que la acción colectiva se ve limitada, porque hay mucha desconfianza entre las organizaciones, y, asimismo, la falta de confianza de las bases en sus organizaciones.

“Por otro lado, eso lleva a que sea muy difícil que las protestas escalen, que se agreguen. El hecho de la ausencia de esas organizaciones fuertes hace difícil que las protestas terminen agregándose. Tendría que haber una indignación mayúscula, unánime como la que hubo en el 2020 para llevar una agregación más automática, que es muy difícil de lograr, apuntó.

Más en Ideeleradio


Ver video