Miguel Jugo (Foto: Ideeleradio)
Miguel Jugo (Foto: Ideeleradio)

Están siendo asesinados

Ideeleradio.- Los líderes indígenas protegen el medioambiente y los derechos fundamentales de sus comunidades y, por lo tanto, son también defensores de derechos humanos, remarcó Miguel Jugo, secretario ejecutivo adjunto de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH).

“Un defensor de derechos o defensora de derechos humanos es una persona que defiende un derecho fundamental y, en ese sentido, esto es bastante amplio. Has mencionado el tema de los dirigentes indígenas; ellos realizan, pues, diversas acciones de protección del medioambiente, protección de sus derechos y, por lo tanto, también son defensores [de derechos humanos]”, dijo en diálogo con Ideeleradio.

“Últimamente lo que está ocurriendo es que en sus territorios comienzan a ser invadidos por economías ilegales, como narcotráfico, tala ilegal, trata de personas, etc. y eso genera una situación bastante violenta contra ellos [los líderes indígenas] que terminan siendo asesinados”, apuntó.

Líderes asesinados

Jugo Viera cuestionó, en ese sentido, que el Estado esté ausente en la defensa de las comunidades, tras recordar el caso de Santiago Contoricón (Junín) y el de Quinto Inuma Alvarado (San Martín), líderes indígenas y defensores ambientales que fueron asesinados en abril y noviembre del 2023.

El abogado mencionó también al caso de Edwin Chota, Leoncio Quintisima, Jorge Ríos y Francisco Pinedo, cuatro dirigentes indígenas de la comunidad nativa Alto Tamaya-Saweto que fueron torturados y asesinados en Ucayali el 2014.

“Efectivamente, el caso de Saweto es uno de los casos donde se ha condenado a los autores materiales de los hechos, y en los otros, todos están en investigación, seguramente unos más adelantados que otros. El tema fundamental acá es que esta situación no se va a controlar si es que estas economías ilegales siguen irrumpiendo y con, de alguna manera, complacencia del Estado”, indicó.

“Es decir, las autoridades regionales, las autoridades municipales, las autoridades policiales, etc. no tienen ningún interés en controlar esto y, es más, hay mucha desconfianza desde los sectores indígenas frente a las autoridades y por eso están tomando medidas realmente drásticas en situaciones que también ellos sienten que está en riesgo su vida”, añadió.

Que se ponga firme

Finalmente, calificó de grave el avance de la minería ilegal y subrayó la importancia de que el Estado se ponga firme frente a las economías ilegales que están amenazando la subsistencia de las comunidades indígenas.

“[…] Los territorios indígenas donde ellos [las comunidades] desarrollan sus actividades económicas, culturales, familiares están completamente desprotegidos. […] Por eso creo que es importante que el Estado se ponga firme”, enfatizó.

“Y hay un detalle adicional, este reclamo no solo viene desde las organizaciones indígenas, sino también, por ejemplo, de los obispos de la Amazonía, que ven directamente esta situación y reclaman al Estado una presencia efectiva para garantizar los derechos de estas poblaciones tan vulnerables”, puntualizó.