Miguel Giusti - Ideeleradio
Miguel Giusti - Ideeleradio

Es inadmisible

Ideeleradio.– El caso de los funcionarios que se beneficiaron con la aplicación de las  vacunas contra la COVID-19 es un escándalo de proporciones mayúsculas que genera indignación, sostuvo el filósofo Miguel Giusti.

“He compartido, como una gran parte de la población, la sorpresa y la indignación. Es un escándalo de proporciones mayúsculas, por el aprovechamiento subterráneo, oculto de una ventaja, […] por las circunstancias en que esto ocurre frente a la emergencia que estamos viviendo, ante la gravedad de la situación del personal sanitario. […] La población ha sentido —y yo también— una experiencia, una sensación de que esto es inadmisible y que es un escándalo tremendo”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Calificó, en ese sentido, de positivo el alto nivel de indignación que ha generado este caso en la sociedad peruana. Consideró que frente a este tipo de escándalos, lo que se necesita es un castigo no solamente ético, sino también penal.

“La indignación que ha producido en la población peruana este caso [de la vacunación irregular] ese nivel tan alto de indignación es un hecho positivo, porque significa que la población no está dispuesta a aceptar —como a lo mejor lo estuvo en otros momentos o frente a otras infracciones— ni admitir este incumplimiento o esto de pasar por encima de ley”, aseveró.

“En este momento, muchos de los que se incluyeron en esa lista deben estar lamentando haberlo hecho. Y deben estar ahora sí, sufriendo por lo pronto un castigo público, una censura pública. Algunos de ellos han sido obligados a renunciar, otros han sido expulsados de su cargo. Eso es lo que hace falta, que haya un castigo no solamente ético, sino también penal, jurídico, para quienes incumplen la ley”, apuntó.

Un problema principal

En otro momento, el filósofo consideró que el problema principal en el Perú es que existe la conciencia en grandes sectores de la población de que las infracciones no son castigadas. Por ello, señaló que para que un estado de derecho funcione tiene que sancionarse a quienes incumplen la ley.

“No es nuevo que la gente tenga la costumbre de querer pasar por encima de las reglas, de colarse, y buscar un aprovechamiento para sí mismo, para su familia sin respetar la ley. Y yo diría que ese es uno de los problemas principales que afrontamos”, detalló.

“Para que una sociedad tenga una cohesión social, para que el estado de derecho funcione tiene que cumplirse la ley, o mejor dicho tiene que ser castigado quien no cumple la ley. […] Y ese es el problema principal en el Perú me parece, que existe la conciencia en grandes sectores de la población de que las infracciones a la ley no son castigadas, no son penadas. […] Esa es la lección más terrible que explica por qué ha ocurrido lo que ha ocurrido”, acotó.

Más en Ideeleradio

Ver video

Comments

comments