Marcel Velázquez - Ideeleradio
Marcel Velázquez - Ideeleradio

 

Hay dos esferas

Ideeleradio.- Desde la esfera oficial se construye una narrativa que está basada en la impunidad, que no quiere enfrentar democráticamente la memoria que están gestando los familiares de los fallecidos y heridos durante las protestas que ocurrieron entre diciembre del 2022 y febrero del 2023, sostuvo el historiador Marcel Velázquez.

“Lo que hay son dos esferas que, efectivamente, parecen no querer intersecarse. No es solamente que corren paralelas, sino que deliberadamente desde la esfera oficial, desde donde se construye una narrativa y una memoria que está basada en la impunidad y en el simulacro, no quiere ver, no quiere enfrentar, confrontar democráticamente esa otra memoria que se está gestando desde el dolor, desde lo que veíamos […] en Juliaca [que recuerda a] 18 muertos”, dio en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Velázquez Castro se refirió, asimismo, a las actividades conmemorativas que se desarrollaron en Juliaca, Puno, a un año de los lamentables sucesos que se registraron durante las movilizaciones.

“La Asociación de Mártires y Víctimas de Juliaca está conmemorando este terrible episodio con una serie de eventos culturales y simbólicos. Y a mí me parece muy interesante como esa memoria legítima se está construyendo desde la cultura, desde lo simbólico y desde ahí está interpelando socialmente a todos”, indicó.

“Mientras que, en el otro lugar, en el otro carril digamos que no quiere ver, lo que tenemos es una memoria que se construye desde la impunidad, desde la negación de la ciudadanía de las víctimas y, por supuesto, desde la impunidad, que es lo más grave”, añadió.

Búsqueda de justicia

El analista remarcó que hay desde los familiares de las víctimas una búsqueda de reconocimiento y de justicia, y, por otro lado, una negativa del Estado a escucharlos.

“Entonces, nuevamente tenemos lamentablemente una constante en la historia política del Perú. Por un lado, la búsqueda de reconocimiento y de justicia y, por otro lado, el Estado, el poder negándose a escuchar, a dar audiencia a esta demanda. No hay ninguna voluntad de reconocimiento de político de estos eventos”, manifestó.

Cuestionó, asimismo, que desde el Gobierno no haya ningún reconocimiento de la responsabilidad política que le corresponde por lo ocurrido durante las movilizaciones.

“La parte penal tendrá su propio carril, pero no hay desde el poder, desde el Gobierno ningún reconocimiento de la responsabilidad política que les corresponde por lo ocurrido, no solamente en Juliaca, en Ayacucho, el 15 de diciembre, fueron los dos lugares digamos donde hubo la mayor cantidad de muertos en un solo día, sin duda, muchos de ellos asesinados, muchos de ellos ni siquiera participaban en las protestas, es decir, fueron disparos completamente sin ningún tipo de atenuación. No hay ninguna posibilidad de legitimarlos, como está siendo el relato oficial ahora, aparentemente”, señaló.

Discurso falso

Finalmente, el historiador y ensayista cuestionó que el Estado quiera imponer una memoria oficial en base a un discurso falso respecto a la que ocurrió después del 7 de diciembre.

“Bueno, sin duda hay ecos ahí del periodo, digamos, de la década de los noventa. Hay ecos discursivos y prácticas políticas que inmediatamente uno asocia con ese periodo en el cual se falseaba la realidad de una manera brutal y se asumía un discurso, se interiorizaba un discurso falso y se mantenía ese discurso a sangre y fuego, para no permitir la aparición de voces críticas contra eso”, afirmó.

“A mí me ha conmovido, yo he seguido de cerca, bueno a través a través obviamente de imágenes lo ocurrido ayer. Por ejemplo, que haya un monumento por las víctimas cerca al aeropuerto Manco Cápac de Juliaca. Ese es un signo material concreto visible de una memoria que no quiere ser acallada, y que está enfrentando estas políticas del cinismo que el premier Otárola está expresando públicamente”, puntualizó.

Más en Ideeleradio

Ver video