Alberto Fujimori - Vladimiro Montesinos
Alberto Fujimori - Vladimiro Montesinos - Fotos-Andina

Nos quedaríamos abrumados con la verdad

Ideeleradio.- El expresidente Alberto Fujimori y su exasesor Vladimiro Montesinos son hasta el día de hoy cómplices, porque guardan silencio sobre una serie de historias que no han sido contadas, afirmó Luis Jochamowitz, periodista y autor del libro Ciudadano Fujimori (1993).

“La estricta realidad y demostrable es que hoy en día Fujimori y Montesinos guardan una serie de complicidades, de silencios, de historias que no quieren contar, que los dos silencian porque resultaría muy incriminador, pero hasta hoy son cómplices. Esa es la verdad, si los sentáramos y los obligáramos [a declarar], con la droga [o suero] de la verdad, nos quedaríamos abrumados”, expresó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Han estado 10 años día tras día juntos, complotando, escuchando grabaciones día a día. Se imaginan las montañas de hechos y episodios que se guardan en silencio uno al otro, una montaña, son cómplices hoy”, anotó.

Fujimori y Montesinos eran siameses

El escritor consideró, en ese sentido, absurdo que se diga que el exmandatario Alberto Fujimori no se daba cuenta de lo que hacía su asesor. Subrayó que estos que actuaban como siameses.

“[¿Cree que Fujimori era otra cosa y no se daba cuenta de Montesinos?] Es absurdo, los que tienen 30 años lo recordarán el ‘soy inocente’. […] Eran los hermanos siameses, cuando cae uno, cae el otro. No podían vivir el uno sin el otro”, subrayó.

Montesinos utilizaba las debilidades

En otro momento, sostuvo que el exasesor era astuto porque rápidamente reconocía la debilidad del otro y eso era utilizado en su propio beneficio.

“[¿Montesinos era] astuto, brillante para conectar con la gente y ver con rapidez la debilidad del otro, había gente que pensaba con él. Ese tipo de habilidades son las de Montesinos”, opinó.

“Una frase de él sería ‘nadie resiste un cañonazo de 10 mil dólares’, él percibió muchas de nuestras debilidades y las utilizó”, acotó.

Cuando culminé el libro, terminé asqueado

En otro momento, dijo que cuando terminó de escribir el libro Ciudadano Fujimori terminó asqueado. Sostuvo que el exasesor le resulta una persona repulsiva y que tiene algo putrefacto en su alma.

“Montesinos es repulsivo, y es una persona muy desagradable, humanamente desagradable, empobrecedor. Termine ese libro francamente asqueado y se nota en el libro.  Hay algo putrefacto en el alma de Montesinos”, remarcó.

En ese sentido, señaló que el expresidente Alberto Fujimori buscó a una de las peores personas para que se convirtiera en su aliado y que es una situación a la que no encuentra explicación.

“Fujimori buscó a Montesinos y fue su gran aliado. Fujimori en los 90 podía levantar el teléfono y llamar a gobernar con él a quien quisiera y más la mitad que estuvo [a favor en de la candidatura de Mario Vargas Llosa] se pasó con el fujimorismo, ¿por qué si tenía a todo el país para elegir buscó a uno de los peores? Esa es una cosa que no he encontrado sentido”, indicó.

“Fujimori tenía méritos personales, no tenía una trayectoria semejante ni mucho menos a la de Montesinos, entonces, ¿por qué buscó a uno de los peores como su gran aliado? Esa es una cosa que no tiene explicación para mí”, argumentó.

Los tres jinetes del Apocalipsis

El autor del libro Ciudadano Fujimori (1993) mencionó, finalmente, que el expresidente Alberto Fujimori, el exasesor Vladimiro Montesinos y el cabecilla terrorista Abimael Guzmán son los tres “archicriminales de los noventa” y podría decirse que son los “tres jinetes del Apocalipsis”.

“Ese señor [Abimael Guzmán] ha cometido hechos muy graves y debemos ver qué pasó, pero la prensa no tiene acceso a él, puede decir no quiere hablar, pero sí hay material escrito, que simplemente no es de acceso público. Me interesaría trabajar [una investigación periodística] sobre Abimael Guzmán, y con eso serían los tres jinetes del apocalipsis [junto con Vladimiro Montesinos y Alberto Fujimori]”, puntualizó.

Más en Ideeleradio

Comments

comments