Juan de la Puente - Ideeleradio
Juan de la Puente - Ideeleradio

 

Algunas variables

Ideeleradio.- Tenemos un régimen en el que hay un ruptura del equilibrio poderes, y en donde hay instituciones copadas para, de forma práctica y utilitaria, resolver sus conflictos internos, alcanzar impunidad, ajustar cuentas y vengarse de quienes los han investigado, sostuvo el abogado y politólogo Juan de la Puente.

“Hay algunas variables que ya se han incorporado a la crisis hace varias semanas y meses. Por ejemplo, la variable de la ruptura del equilibrio de poderes ya ha sido integrado al régimen. Tenemos un régimen donde no hay equilibrio poderes”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“También ha sido incorporado al régimen la variable que podríamos denominar copamiento del Estado. Es decir, hay instituciones copadas, hay algunas que sin estar cooptadas se han alineado, pero, en general, podríamos designar esto como la toma de partes del Estado. Algunos señalan que es como una especie de espejo guatemalteco”, añadió.

Razón práctica y utilitaria

Advirtió, en ese sentido, que esta ruptura del Estado y del equilibrio de poderes no ocurre solo para que determinados sectores puedan realizar sus proyectos políticos, sino también “por una razón mucho más práctica y utilitaria”, que es “alcanzar impunidad, ajustar cuentas y vengarse de quienes los han investigado”.

“Creo que estamos en el momento en que se revela el carácter profundamente corrupto y mafioso, tanto de la ruptura del equilibrio de poderes como del copamiento del Estado que no solo obedece a lo que muchos decían principalmente, a razones políticas, es decir tendencias conservadoras que se toman el Estado y rompen equilibrio de poderes para poder realizar sus proyectos políticos, sus programas, sino frente a un copamiento mucho más pedestre”, indicó.

“[Estamos en un momento en que ocurre eso por] una razón mucho más práctica y utilitaria, que es resolver sus conflictos internos, alcanzar impunidad, ajustar cuentas y vengarse de quienes los han investigado y —por qué no como por los proyectos que ahora se tramitan en el Congreso— beneficiar a sectores informales, ilegales e incluso a economías claramente criminales”, acotó.

Intracorrupción e intercorrupción

El politólogo estimó, además, que “estamos frente a un proceso donde se revela que hay una intracorrupción, pero también hay una intercorrupción”, y en el que hay una suerte de “perversión constitucional”.

“El proceso que hemos asistido en las últimas semanas, varias de cuyas regularidades ha revelado el señor Villanueva, demuestra las dos cosas, es decir cómo se tramitan estos trasiegos corruptos entre poderes del Estado, pero también como opera esto al interior de cada de cada organismo constitucionalmente autónomo, lo que yo llamaría una suerte ya de perversión constitucional”, opinó.

“[Esto] pone sobre la mesa el terrible uso de instituciones que están destinadas a curar el Estado, a impedir la corrupción y la impunidad, como por ejemplo lo señalado en el 99 y 100 de la Constitución, que faculta al Congreso a acusar a altos funcionarios del Estado o también la potestad que tiene el Ministerio Público de denunciar a los funcionarios aforados, que tienen una prerrogativa del antejuicio”, declaró.

Más en Ideeleradio

Ver video