Juan de la Puente - Ideeleradio
Juan de la Puente - Ideeleradio

 

Inconstitucional

Ideeleradio.- Las reformas aprobadas por el Congreso de la República son la consecuencia de una desesperación por terminar el copamiento del Estado y garantizar la reelección del régimen político vigente, sostuvo el politólogo y abogado Juan de la Puente.

Fue al ser consultado por la reciente aprobación de la reelección de alcaldes y gobernadores y la eliminación de los movimientos regionales.

“Yo calificaría todo esto como una especie de orgía anticonstitucional o una orgía inconstitucional, y que es fruto de esta desesperación por terminar el copamiento del Estado y garantizar la reelección del régimen y de los miembros de este régimen político más allá del 2026”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“La eliminación de los movimientos regionales va junto a la propuesta que permite la reelección de los alcaldes y gobernadores regionales, y hace poco se ha aprobado una norma que permite que los parlamentarios encadenen esta postulación a los gobiernos regionales sin pedir licencia, sin dejar de ser congresistas. Y, entonces, esta orgía inconstitucional tiene ese propósito”, argumentó.

Otras dimensiones

El analista describió, además, que esta captura del Estado está asumiendo otras dimensiones, pues además de lo institucional tiene que ver también con lo económico, a propósito de las normas que viene aprobando el Parlamento.

“[Lo que están haciendo] no es una reforma constitucional solo para favorecerse a ellos. Creo que forma parte del copamiento, de la captura del Estado. En segundo lugar, creo que esto ratifica que la captura del Estado no es solamente una captura política, es una captura que también es criminal y económica”, manifestó.

“Se está rompiendo la disciplina fiscal que, además, era o es uno de los versículos del credo neoliberal, al punto en que el Congreso —como dice el presidente del BCRP— ha puesto de rodillas al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). Entonces, yo centraría la atención en las dimensiones que está asumiendo este concepto de captura del Estado”, precisó.

Limeñización de los partidos

En otro momento, el analista político consideró que, si el objetivo es fortalecer a los partidos nacionales, esto debería hacerse más bien a través de mejores requisitos y procedimientos. Indicó que la limeñización de los partidos es un problema muy serio de nuestra democracia.

“En la teoría de eliminar o suprimir la participación de los movimientos regionales y locales en la política formaría parte teóricamente de la defensa de la necesidad de contar con partidos nacionales. Yo estoy de acuerdo con eso. El problema es que el modo de hacerlo no es, por ejemplo, estableciendo requisitos, más garantías, vallas, procedimientos que permitan precisamente que los partidos tengan alcance nacional“, refirió.

“Un problema muy serio de la democracia es la limeñización, la capitalización de los partidos, y no es que no han salido de Lima porque no quieren, sino porque no pueden. Y no pueden porque sencillamente se trata más de que partidos, de emprendimientos de carácter personal. […] Los partidos localizados en Lima quieren pelear contra el supuesto radicalismo de las regiones, pero no se atreven a ir ahí a dar una batalla política”, subrayó.

La economía ilegal

El politólogo advirtió que la economía ilegal podría tener mayor presencia en el Parlamento en el 2026, porque existe la posibilidad de que tengan representación quienes han formado parte de movimientos regionales y locales que han sido impactados nefastamente por esas actividades que van en contra de la ley.

“Entonces, la medida es una medida peligrosa, porque le entrega las posibilidades de representación a estructuras nacionales de partidos que en cada región tienen muy débil enraizamiento. Y, entonces, ese débil enraizamiento podría hacer que esos candidatos que salen de ahí tengan que recurrir —porque las elecciones van a ser con voto preferencial— al financiamiento de las economías ilegales”, cuestionó.

“Si ya hoy día tenemos la economía ilegal presente en el Parlamento, va a ser una mayor medida el 2026. Hoy mismo ya la minería ilegal mueve mucho más dinero que el narcotráfico y tiene menos censura social de lo que tiene el narcotráfico. Entonces, empatar una débil representación política nacional localizada en las regiones con el crimen organizado o con la economía ilegal que está en alza en el Perú es más o menos como sumar ‘dos más dos’ con mucha rapidez”, puntualizó.

Calidad de parlamentarios

Finalmente, estimó que existe el riesgo de afectar la calidad de los parlamentarios si es que no hay elecciones internas y si se da la posibilidad de que postulen candidatos que están vinculados a grupos de interés en cada región.

“Yo advierto el riesgo de un proceso electoral que sea con partidos limeños, sin estructuras regionales, con voto preferencial, sin elecciones internas y con las posibilidades de un altísimo financiamiento […] no legal u oscuro. Hoy ya tenemos 110 parlamentarios, por lo menos, que no pertenecían a los partidos por los que fueron elegidos en el año 2021. Por lo tanto, este es un Congreso lleno de independientes”, explicó.

“Y ahora podríamos tener además una calidad de parlamentarios que no solo no pertenecían a los partidos un año antes de las elecciones o poco más, sino que, además, mantienen relaciones complejas por decir lo menos, sospechosas con grupos de interés en cada región. Esta eliminación de los movimientos regionales es el triunfo de un limeñismo y de un centralismo que al final va a ser un remedio que es mucho peor que la enfermedad”, añadió.

Más en Ideeleradio

Ver video