Hay ciertos grupos de interés

Ideeleradio. – Lo que uno ve tras la contienda electoral es que Fuerza Popular y ciertos grupos de interés no aceptan que han perdido las elecciones y están buscando erosionar los fundamentos democráticos del país con triquiñuelas legales, sostuvo el historiador José Ragas, al comentar los resultados electorales que no favorecen la candidatura de Keiko Fujimori. 

“Lo que ha pasado el fin de semana ha sido difícil de procesar, en el sentido, que uno puede ver cómo ciertos grupos de interés básicamente y un partido político, que no acepta que ha perdido la elección está no solamente haciendo este tipo de triquiñuelas legales, sino que está erosionando los fundamentos democráticos del país”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Vemos estos intentos que tienen que ver con el JNE, que acepta una cosa en contra de lo que había establecido su propio reglamento, y con la marcha que se ha producido a favor de esta opción que busca anular votos hasta la declaración de Mario Vargas Llosa [anoche] en un programa de televisión y ahí tenemos todo el paquete completo del peligro que significa esta opción que busca ganar ya no de forma limpia y transparente”, anotó.

No hay pruebas sólidas

En otro momento, el historiador dijo que Fuerza Popular no ha ofrecido ninguna prueba sólida que justifique un fraude electoral.

“Lo más lamentable y peligroso de todo esto es que los de Fuerza Popular no ha ofrecido una prueba sólida ante el JNE  no solamente no han hecho ingresar la información y las pruebas que necesitan al JNE, sino que todo lo que tiene que ver con anulación de actas con supuestas firmas adulteradas y por actas firmadas por supuestos familiares al final no ha ocurrido nada de esto”, comentó.

Señaló que los resultados de la segunda vuelta electoral han generado una ansiedad y temor en las élites limeñas.

“Hay una ansiedad en las élites limeñas por ver cómo están perdiendo el control de la elección y no solamente en esta elección en particular, sino también porque han querido controlar el voto en los últimos años. Para darles un ejemplo, desde 1956 solamente ha habido un presidente que no ha sido de Lima,  y es Alejandro Toledo en el 2001 que era de Áncash y serían dos cuando se confirme a Pedro Castillo”, detalló.

Finalmente, indicó que en esta elección no solamente está de por medio la libertad de Keiko Fujimori, sino que también asuntos relacionados al centralismo limeño.

“Lo que está en cuestión no solamente es una elección ni el juicio a Keiko Fujimori, sino lo que puede ser uno de los desafíos más importantes al centralismo limeño, por un partido que tiene una base regional en la sierra, por un presidente que no de Lima sino de Cajamarca, que no es del origen de las élites, además, también en un momento de mucho cuestionamiento al modelo económico”, acotó.

Más en Ideeleradio

Ver video