José Alejandro Godoy - Leslie Urteaga (Fotos: Ideeleradio - Presidencia)
José Alejandro Godoy - Leslie Urteaga (Fotos: Ideeleradio - Presidencia)

 

La responsabilidad política

Ideeleradio.- La ministra de Cultura, Leslie Urteaga, tiene que reconocer que su tiempo en el Gabinete ha terminado, y debe asumir la responsabilidad política del problema, pese a que ella no fue la que se reunió con los miembros de La Resistencia, opinó el politólogo José Alejandro Godoy.

Fue el referirse al anuncio que hizo el presidente del Consejo de Ministros, Alberto Otárola, respecto al retiro de Juan Reátegui del Viceministerio de Interculturalidad, tras haberse reunido con dicho grupo en el Ministerio de Cultura.

“La señora Urteaga finalmente, de acuerdo a la carta que una de las funcionarias renunciantes del Ministerio de Cultura ha dado, es la persona que autorizó esto. [Según esa carta] es la persona que autorizó este ingreso. [Leslie Urteaga] es la persona que, si bien no se reunió directamente, tiene que asumir la responsabilidad política del problema”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“O sea, no se puede tener una reunión de ese tipo y simplemente decir [que] el viceministro se va. No. Y, además, hay que tener en cuenta lo anterior. Entonces, creo que la ministra Urteaga tiene que finalmente reconocer que su tiempo en el Gabinete ha terminado”, agregó.

Cabe recordar que el 11 de julio, Diana Álvarez, directora del Programa Sectorial IV de la Dirección General de Ciudadanía Intercultural, presentó su renuncia irrevocable en una carta dirigida a la ministra Leslie Urteaga, en la que precisa, además, que La Resistencia no fue convocada por su equipo; “en tanto no existe ningún caso de discriminación étnico racial que haya sido puesto en conocimiento por los canales oficiales del servicio Orienta”.

Absolutamente inaceptable

Godoy Mejía subrayó que es absolutamente inaceptable que integrantes de La Resistencia hayan sido recibidos en el Ministerio de Cultura. Reiteró, en ese sentido, que quien debió ser removida es la titular de dicho portafolio.

“Ocurre este episodio del lunes y la cosa creo que se pone peor, porque es absolutamente inaceptable que un grupo violentista, un grupo que hace saludos fascistas pueda ser invitado a un ministerio, además con la excusa para hablar de racismo, que es como si invitáramos al Ku Klux Klan para hablar exactamente de lo mismo”, advirtió.

“Y en donde, además, hay el sacrificio claro y notorio del viceministro de Cultura, que ayer ha sido sacrificado por el señor Otárola, por la señora Boluarte y por la señora Urteaga, cuando la cabeza que tendría que haber rodado clara y notoriamente es la de la señora Urteaga”, anotó.

Caso IRTP

El analista consideró que el papel del Ministerio de Cultura ha terminado siendo lamentable básicamente por la reunión con La Resistencia, y por todo lo que se ha venido conociendo respecto al Instituto Nacional de Radio y Televisión y la no renovación de contratos a parte del equipo periodístico.

“Ella ha buscado negar en declaraciones al diario El Comercio cualquier tipo de presión o injerencia, pero también es muy cierto que, en el mismo reportaje, el diario El Comercio informa que varias versiones al interior de los medios de comunicación estatal dan cuenta de que personajes muy allegados a Palacio de Gobierno habrían estado mencionando distintos tipos de presiones para que la línea editorial del canal del Estado sea, digamos, mucho más amable con la señora [Boluarte]”, manifestó.

“Ya eso implicaba un escenario complejo y complicado para la señora Urteaga. Estamos hablando de medios de comunicación que son importantes, porque tienen un alcance y una llegada que probablemente ningún otro medio del país pueda tener, por el impacto, por la influencia, por muchas cosas”, acotó.

Control de daños

Finalmente, estimó que el Gobierno se vio obligado a hacer un control de daños, pues un sector del nivel socioeconómico A y B de Lima habría optado por participar de la marcha del 19 de julio, pese a que no comparte todos los puntos de la agenda de esa movilización.

“Y claro en el Gobierno han intentado hacer este damage control, porque han visto que evidentemente, luego de lo ocurrido con la reunión con La Resistencia, mucha gente que tenía distancias comprensibles con varios de los puntos de agenda de la movilización caracterizada como la Toma de Lima el próximo miércoles, hoy en día está pensando seriamente estar [presente], sin importar que haya otras banderas de por medio”, mencionó.

“[Este sector está pensando] básicamente en movilizarse y marchar en contra del gobierno de la señora Boluarte. Entonces, esta búsqueda de apagar el incendio básicamente ha ido a por ahí, porque se han dado cuenta de que cierto sector del A y B limeño que estaba dudando en ir, ya había dicho que va [a la marcha]”, puntualizó.

Más en Ideeleradio

Ver video