César Hildebrandt - Ideeleradio
César Hildebrandt - Ideeleradio

Podría ser el mismo al de Forrest Gump

Ideeleradio.- Esta campaña de “No a la ideología de género” te da una idea del drama del cociente intelectual nacional, sostuvo el director de Hildebrandt en sus Trece, César Hildebrandt, tras considerar que no hay ningún atisbo de distorsión ni pecado en todo aquello que está haciendo el Ministerio de Educación.

“[Ellos dicen que se quiere confundir a los niños] y eso te da una idea del drama del cociente intelectual nacional. Es otra cosa que no tocamos porque nos duele mucho, pero hay que tocar. ¿Cuál es el promedio del cociente intelectual nacional? Me interesa saberlo, no hay investigaciones, traté de averiguar algo al respecto”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Creo que no hay trabajo sobre ese asunto, pero ya es hora de que una comisión se encargue de esto, no vaya a ser que nuestro promedio nacional sea el de Forrest Gump, porque para decir eso, discúlpame, tienes que partir de un primitivismo y de una carencia absoluta de conocimientos y de lectura, pero, claro, al final de cuentas muchas religiones se nutren y viven de eso”, manifestó.

La Iglesia es una industria del miedo

En otro momento, indicó que la industria del miedo prende mucho entre los menos informados. Dijo que esta campaña contra la equidad de género responde a 500 años de dominio católico.

“La industria del miedo prende mucho entre los menos informados. La industria del miedo es al final la vieja industria inventada por la religión. ¿Qué más miedo que [esto de que te] vas al infierno? ¿Qué más miedo que el castigo?, y claro que mayor mentira que la recompensa de la reencarnación”, aseveró.

“[Las movilizaciones contra la llama ideología de género] responden a los 500 años de dominio católico, es una suerte de sarro histórico que ahí está y no hay dentista que lo saque. Que la Iglesia tenga voz y voto, y que además, que crea que tiene capacidad de decisión en términos de educación revela parte de nuestro atraso, de nuestra parálisis”, estimó.

No somos un Estado fundamentalista

Finalmente, el director de Hildebrandt en sus trece señaló que el Perú, al ser un Estado laico, no puede comportarse como un Estado fundamentalista.

“Somos un estado laico, sin embargo, nos comportamos como un Estado fundamentalista en algunos aspectos. Yo sobre la ‘ideología de género’ te puedo decir que no hay ningún atisbo de distorsión y pecado en todo aquello que está haciendo el Ministerio de Educación, que no es simplemente poner las cosas sobre la mesa y establecer la igualdad”, acotó.