Gustavo Gorriti - Ideeleradio
Gustavo Gorriti - Ideeleradio

 

Hicieron lo que debían hacer

Ideeleradio.- Las magistradas Rocío Sánchez y Sandra Castro no deberían ser investigadas, sino condecoradas, porque se reunieron en el 2018 con el entonces presidente Martín Vizcarra, en un contexto en el que la Fiscalía, el Poder Judicial y el CNM estaban tomados por una mafia, sostuvo Gustavo Gorriti, director de IDL- Reporteros.  

“Creo que no debieron castigarlas por haberse reunido en ese momento con Vizcarra, sino debieran premiarlas por eso. Decir —como leí en un editorial en un periódico viejo de la localidad— que debieron haber seguido los procedimientos que demanda la ley para poder pedir las garantías que la situación demandaba es una franca estupidez”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“En ese momento, ¿qué cosa les quedaba a ellas? ¿Dejar de la lado la investigación? ¿Hacer la cosa absolutamente estúpida y suicida de pedir a Chávarri, Rodríguez Monteza [que era jefe de Control Interno del MP], a toda esa gente, a Hinostroza Pariachi o al ‘doctor rock garantías’ para poder continuar [con su trabajo]? Hicieron lo que debían hacer. Por esa razón en concreto, estas fiscales no solamente no deberían ser investigadas, sino deberían ser condecoradas”, anotó.

Actuaron de manera intrépida

El director de IDL-Reporteros sostuvo que las fiscales se enfrentaron con toda una organización que había tomado el sistema judicial y fiscal. Indicó que las magistradas actuaron de manera intrépida para poder avanzar con las indagaciones.

“Se estaba investigando una organización que había tomado básicamente el sistema judicial y fiscal entero y regulatorio también, que tenía una influencia decisiva sobre eso, y dentro de eso, dos fiscales de rango menor que de forma intrépida estaban avanzado con una investigación que había empezado, […] que saben que se ha revelado ya las cosas, que saben que ya alguien que resultó Rodríguez Monteza dentro de la Fiscalía ha alertado a estos y que ya ellos están hablando de cómo van a aplastar la investigación […]”, explicó.

“[…] Y si tienen una posibilidad de llegar ante una autoridad nueva [como Vizcarra], de la que no se sabía nada hasta ese momento, pero que se suponía todavía muy débil, y que iba a estar todavía dominada por Fuerza Popular, que era la que controlaba todo el Congreso de forma prepotente, entonces, en ese momento, ¿qué cosa les quedaba a ellas?”, se preguntó.

Lo que revelaba la investigación

Recordó que lo que revelaba la investigación fiscal del caso Cuellos Blancos del Puerto, desde el inicio, era que el Poder Judicial en su conjunto estaba completamente corrompido, y que la propia Fiscalía de la Nación y el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) estaban tomados en relación directa con este sector que era investigado.

“[…] La Corte Suprema estaba completamente corrompida y controlada por estos círculos de corrupción y la propia institución de la Fiscalía de la Nación estaba comprometida y tomada, en relación directa con la mafia que estaban investigando las fiscales, y el CNM estaba completamente tomado por esta gente [vinculada a los Cuellos Blancos]”, aseveró.

“[¿En ese escenario, creen que las fiscales mejor hubieran dicho] al fiscal de la Nación que ellas estaban investigando a esta mafia, que temían por su seguridad, y que se pida al jefe de Control Interno —el doctor Rodríguez Monteza que era en ese momento— se haga cargo de ello, cuando Rodríguez Monteza fue el que alertó a la mafia de que se estaba llevando a cabo una investigación y era parte integrante de la misma?”, anotó.

Su remoción ha sido inevitable

Sin embargo, refirió que la separación de las magistradas Sandra Castro y Rocío Sánchez del Equipo Especial que ve el caso Cuellos Blancos era inevitable. Apuntó que los enfrentamientos le hacían daño a la investigación.

“Así como creo que debieron haber sido condecoradas por haber tomado la decisión de hablar con el [entonces] presidente Vizcarra cuando la investigación reventó recién, de la misma manera considero que no le quedaba otro camino a la fiscal de la Nación que separarlas. Ahora, el desarrollo que tuvieron ya en el contexto de la guerra civil que las enfrentó hacía daño a la investigación que ellas mismas llevaron a cabo”, argumentó.

“Considero que esto es triste y lamentable, pero se da a veces. Gente que lleva a cabo una inmensa hazaña para su sociedad y recibe todo el prestigio, pero después por una u otra razón se alejan de lo que los llevó a la hazaña. Hay un estudio sobre el heroísmo y sus paradojas”, puntualizó.

Cabe indicar que la Oficina Desconcentrada de Control Interno de Lima del Ministerio Público abrió este último miércoles una investigación preliminar contra Rocío Sánchez y Sandra Castro por presuntas infracciones administrativas, luego de que se diera a conocer que sostuvieron una reunión con Martín Vizcarra el 2018.

Más en Ideeleradio