Guillermo Nugent - Ideeleradio
Guillermo Nugent - Ideeleradio

Ideeleradio.- Los medios de la concentración entienden la información política como una especie de guerra psicológica, donde buscan desacreditar y crear zozobra, manifestó el sociólogo y psicoanalista Guillermo Nugent.

“En algunos medios de comunicación, la información política es entendida como guerra psicológica, y en realidad y como ocurre en toda campaña psicológica el punto es desacreditar y crear zozobra. Eso es un poco la figura. Sí, me llama la atención la persistencia de esta lógica en los medios de guerra psicológica, de cultura de guerra fría”, anotó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Es interesante ver cómo le rinde resultados en lo táctico, en el corto plazo, pero estratégicamente siempre están angustiados ante elecciones generales y esta última vez sus fantasías más terribles se cumplieron”, anotó.

Los medios no aprenden

El sociólogo dijo, en ese sentido, que en momentos decisivos para el país, los medios de comunicación no han tenido una influencia substancial. Sostuvo, que no aprenden la lección y siguen en esta lógica de desacreditar y embarrar a sus adversarios

“Llama la atención cómo no aprenden, realmente no aprenden, cómo en efecto puedes juntar 20 éxitos donde logras embarrar y desacreditar a tus adversarios, pero en momentos decisivos eso se ha mostrado que esto no tiene una influencia substancial, porque en mi opinión si bien lo que predomina es esta cultura de la acusación,  nuestra pública en general apunta […] a una igualdad de derechos, otros a que sus actividades se den con tranquilidad, y esa diferencia de prioridades generan los conflictos y para tratarlos existe la política. Es el escenario bien delimitado”, indicó.

“La política trata del conflicto de la agitación y los acuerdos. Entonces, sí me parece que en los últimos 20 años algo se ha avanzado. No obstante, hay esta concepción de los medios de la concentración que tiene una concepción de guerra psicológica. […]Los medios apoyaron a una candidata y no les liga y no aprendieron […]”, indicó.

Cultura de la acusación y denuncia

Consideró, en ese sentido, que estamos en una especie de cultura de la acusación y la denuncia, que impide la posibilidad de que haya una conversación nacional entre todos los actores políticos.

“El gran problema que tenemos es que estamos en una cultura de la acusación y la denuncia. En un universo público donde a alguien se le dice terrorista o corrupto y de eso no salimos. Queda rota la posibilidad de una conversación nacional”, finalizó.

Más en Ideeleradio

Ver video