Guillermo Bonilla - Ideeleradio
Guillermo Bonilla - Ideeleradio

Se respetaron los derechos humanos

Ideeleradio.- El caso de la captura del líder sanguinario de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, fue un caso único en el mundo porque no hubo ni un solo disparo y se respetaron los derechos humanos, afirmó el miembro del Grupo Especial de Inteligencia Nacional y comandante PNP (r) Guillermo Bonilla Arévalo.

“Este caso [de la captura de Abimael Guzmán] es único en el mundo. Ha sido derrotado una organización terrorista, fue capturado su líder, pero no se ha disparado ni un solo tiro, nunca se hirió a nadie, porque nunca se disparó contra alguien. Aquí no se ha matado, no ha habido ni una sola gota de sangre”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Cuando he viajado al extranjero, cuando han venido policías extranjeros a conocer la experiencia peruana se han quedado sorprendidos”, expresó.

Benedicto creó una metodología de investigación

Bonilla Arévalo destacó, en ese sentido, la labor de la figura de Benedicto Jiménez, quien fue la cabeza del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN), sobre todo en la creación de una organización policial que logró superar a Sendero Luminoso .

“Una de las claves del éxito [de Benedicto Jiménez] es haber creado una organización de la naturaleza del GEIN, pero también le dio una metodología de investigación criminal que marcó una diferencia enorme, y encima se exigió él mismo, que cada cosa que hagamos teníamos que hacerlo bajo el estricto respeto de los derechos humanos”, argumentó.

“Cómo luchar contra una organización altamente criminal, cuando nuestra exigencia era por si acaso tienes que respetar sus derechos y eso se dio”, anotó.

Nuestro trabajo fue horizontal

Por otro lado, el integrante del GEIN se refirió al trabajo que realizaban los miembros del GEIN, donde existía una organización horizontal y no se veían los grados.

“Cuando en el GEIN se armaban los equipos, el que conocía más era el que dirigía y el que estaba en el lugar de los hechos disponía, quizás le daba orden al capitán, y era un subalterno. El jefe te daba una libertad tremenda”, comentó.

“Fue en un número muy reducido los miembros que salieron del Gein y más fueron por cuestiones muy personales, pero la gran mayoría se quedó. Por eso se seleccionaba muy bien”, explicó.

Cabe indicar que el Gobierno le otorgó la condecoración de “Héroes de la Democracia” a 86 miembros del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN) de la Policía que participaron de la captura del cabecilla terrorista  Abimael Guzmán y la cúpula de Sendero Luminoso en 1992.

Comments

comments