Caja de Orellana

Ideeleradio.- En el caso vinculado a la red de Rodolfo Orellana había una caja bóveda donde se centralizaba las ganancias ilícitas para el funcionamiento de esa organización, reveló Marita Barreto, titular de la Segunda Fiscalía para casos de Lavado de Activos y Pérdida de Dominio.

“Esta organización [Orellana] también tenía una caja bóveda donde centralizaba las ganancias  ilícitas y de ahí se distribuían a todas las cajas para el funcionamiento de cada área. Era una organización muy bien estructurada”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Es tan igual como es una empresa donde cada área cumplía un rol y función para la misma finalidad y ahí estaban los jefes de cada área, los jefes de investigación, de medios de comunicación, del área penal, de saneamiento, entre otros”, indicó.

17 oficinas a nivel nacional

La fiscal de lavado de activos comentó que la red Orellana tenía 17 oficinas a nivel nacional, desde donde se hacía las conexiones con altos funcionarios.

“[¿Era como el caso Lava Jato?] Tenía unas redes de oficina a nivel nacional, son 17 oficinas que hemos identificado a nivel nacional y otros provincias también. Hay que recordar que en Ucayali había una conexión directa desde el expresidente de la Corte Superior de Ucayali, Francisco Boza Olivari, que nombró a seis jueces para emitir las resoluciones favorables a Rodolfo Orellana”, explicó.

“Se ha acusado a estos magistrados, y eso se encontró eso en este caso, y fui yo la que remitió esta información y efectivamente tuvo éxito. Así, han surgido muchas [investigaciones] y ahora están en la etapa de control o juicio en algunos casos”, anotó.

La magistrada cuestionó, finalmente, que se haya permitido actuar a la red Orellana durante 12 años.

“[…] Esta organización causó tanta afectación a la sociedad y me parece increíble que todos los medios de comunicación masivamente, todo el mundo afectado por una organización que dejaron que viviera 12 años. Esta organización empezó el año 2002 a operar y termina el año 2014. Yo empiezo a investigar el 2014 y a mí me pedían resultados”, refirió.

“Esta investigación había sido archivada por varios fiscales y, efectivamente, encuentro un proceso que prácticamente era un cadáver, pero yo tenía que tomar una decisión a lo que yo veía en los medios [sobre el caso Orellana]”, puntualizó.

Más en Ideeleradio

Ver video