Enrique Fernández-Maldonado (Foto: Ideeleradio)
Enrique Fernández-Maldonado (Foto: Ideeleradio)

Volúmenes de exportación

Ideeleradio.- La agroindustria ha crecido por el incremento de los volúmenes de producción y exportación, pero lo que vemos es un estancamiento de las condiciones sociales y laborales de los trabajadores y trabajadoras de este sector, sostuvo Enrique Fernández-Maldonado, miembro del Programa de Empresas y Derechos Humanos del Centro de políticas públicas y derechos humanos Perú Equidad.

“Es un sector que, habiendo crecido producto del incremento de las exportaciones, de la importante demanda internacional de productos agroindustriales, del crecimiento del terreno de producción, de los volúmenes de producción y exportación, en términos sociales y laborales, lo que vemos es un estancamiento de las condiciones de trabajo”, manifestó en diálogo con Ideeleradio.

“[Este estancamiento] se explica en gran medida por la ausencia de un diálogo social que parta del reconocimiento de los sindicatos y del derecho a la libertad sindical de los trabajadores y trabajadoras”, añadió.

Una serie de limitaciones

Fernández-Maldonado dijo, en otro momento, que si bien, en el sector agroindustrial hay importantes intentos de trabajadores y trabajadoras por formar sindicatos, existe una serie de limitaciones para poder ejercer plenamente ese derecho, de manera que puedan canalizar y representar sus intereses, sus demandas y sus reivindicaciones en su relación con las empresas.

“Una primera tiene que ver con el predominio de los contratos temporales en el sector. Cuando un trabajador no tiene estabilidad laboral encuentra mayores dificultades, tiene mayores temores para organizarse en un sindicato, porque el régimen laboral en el que está ocupado le permitiría no continuar en el puesto de trabajo, si acaso el empleador tomara a mal la formación del sindicato”, señaló.

“Eso explica que, en el sector, a pesar de ser uno de los que más trabajadores ha incorporado al mercado de trabajo, la tasa de sindicalización esté por debajo del promedio nacional, que ya es de por sí reducido: el 5 %; en la agroindustria es del 2%”, puntualizó.

La libertad sindical

Lamentó, en ese sentido, que la libertad sindical no pueda ser ejercido plenamente, pese a ser un derecho fundamental que está consagrado en la Constitución Política del Perú, en las leyes laborales y en los tratados y convenios internacionales a los que se adhirió el Perú como miembro del sistema de Naciones Unidas.

“Lamentablemente este derecho fundamental no es ejercido plenamente por los trabajadores que forman parte de la población asalariada que tienen contratos formales, pero que encuentran muchas limitaciones e impedimentos para ejercer derechos claves como la afiliación a un sindicato, la formación de un sindicato, el ejercicio de la acción sindical, la negociación colectiva y, eventualmente, la huelga”, afirmó.

“Y eso explica también por qué muchos trabajadores, la inmensa mayoría del sector no accede a condiciones de trabajo a través de la negociación colectiva, sino que está sujeto a un régimen que durante mucho tiempo les significó menores derechos y beneficios laborales y sociales en comparación con lo que reciben los trabajadores del régimen general de la actividad privada”, añadió.