Enrique Fernández-Maldonado (Foto: Ideeleradio)
Enrique Fernández-Maldonado (Foto: Ideeleradio)

Más inspectores

Ideeleradio.- El Estado ha renunciado a su obligación de tutelar los derechos laborales y eso se expresa en el reducido presupuesto que es asignado al Ministerio de Trabajo, las direcciones de regionales de trabajo y la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil), opinó Enrique Fernández-Maldonado, miembro del Programa de Empresas y Derechos Humanos del Centro de políticas públicas y derechos humanos Perú Equidad.

Fue al ser consultado por el papel que está cumpliendo el Estado frente a la situación de los trabajadores y las trabajadoras del sector agroindustrial.

“El Estado ha renunciado a su obligación de tutelar los derechos laborales y eso se expresa en el reducido presupuesto que es asignado a la autoridad de trabajo, llámese el Ministerio de Trabajo, llámese las direcciones de regionales de trabajo o llámese la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral, que tienen un vacío en cuanto a recursos para incorporar más inspectores al rol de fiscalización y para hacer efectivas las normas en todo el territorio”, dijo en diálogo con Ideeleradio.

“Ese sería, digamos, un elemento que explicaría que las condiciones de empleo en el sector de agroindustria no mejoren a pesar del evidente crecimiento económico que ha experimentado el sector en los últimos años”, agregó.

Régimen laboral vigente

En el contexto de la campaña “Sin derechos no hay democracia, sin democracia no hay derechos“, Fernández-Maldonado consideró, además, que el nivel de los salarios que se perciben en este sector productivo tiene que ver también con el régimen laboral vigente.

“La situación de precariedad laboral que se puede registrar en el sector agroindustria tiene varios factores que la explican. Una primera tiene que ver con el régimen laboral vigente que ha tenido durante mucho tiempo un estándar reducido de derechos laborales”, manifestó.

“Esto [el régimen laboral] cambió relativamente con las protestas del año 2020, pero otro aspecto que explica esta situación de precariedad, que es mayoritaria en el sector, que explica también los salarios estancados al nivel de la remuneración mínima vital, tiene que ver con la ausencia de la autoridad de trabajo en su rol de fiscalización de las condiciones de trabajo del sector”, añadió.

Sin estabilidad laboral

El sociólogo explicó que un trabajador no tiene estabilidad laboral por el predominio de los contratos temporales en el sector, lo cual genera mayores dificultades y temores para organizarse en un sindicato.

“Eso [las limitaciones que generan los contratos temporales para ejercer la libertad sindical] explica también por qué muchos trabajadores, la inmensa mayoría del sector, no accede a condiciones de trabajo a través de la negociación colectiva, sino que está sujeto a un régimen que durante mucho tiempo les significó menores derechos y beneficios laborales y sociales en comparación con lo que reciben los trabajadores del régimen general de la actividad privada”, declaró.

Más en Ideeleradio