Keiko Fujimori (Foto: Andina)
Keiko Fujimori (Foto: Andina)

Ideeleradio.- Un objetivo personal se convirtió en una situación de deterioro de la vida de los peruanos, y esa es una situación inaceptable que debe ser rechazada contundentemente,  sostuvo el investigador de Desco, Eduardo Toche, tras considerar que hay una responsabilidad de los políticos en la medida en cómo establece sus estrategias.

Fue al ser consultado por la actitud de Keiko Fujimori (Fuerza Popular) y sus seguidores, tras los resultados de la segunda vuelta electoral.

“[Uno] puede —digamos— como candidata perdedora en las actuales circunstancias considerar muy legítimo el hecho de que no quiero, no puedo, no debo perder [las elecciones] por una serie de circunstancias personales. Lo que sí considero que debe ser rechazado contundentemente es como tu propio objetivo personal lo conviertes en una situación de deterioro de la vida de los peruanos, de tal manera que los costos de tu propia determinación terminan trasladándose a todos los peruanos, incluyendo a quienes votan por Keiko Fujimori, incluyendo a quienes en este momento hacen cuerpo de su mentira”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“[…] El daño tremendo que produce esto a todos, trasladando sus costos individuales al resto de los peruanos. Un político no puede hacer eso. No se puede aceptar este tipo de situaciones. Más allá de por quién hayamos votado en abril, la cuestión es hasta dónde vamos nosotros a finalmente poner las pautas para establecer el mínimo criterio moral que deben realmente mostrarnos los políticos”, subrayó.

Una mentira

Toche Medrano estimó que dentro del análisis político respecto a la última reacción de los seguidores fujimoristas se debe considerar el hecho de cómo es instala una mentira como herramienta política y por qué empieza a difundirse.

“Si hubiéramos establecido criterios de análisis elementales semanas atrás era muy probable que pudiéramos configurar un escenario como el actual [polarizado], con alta probabilidad, y fundamentalmente es el hecho de no solamente cómo instalas una mentira como herramienta política, sino sobre todo porque la mentira empieza a difundirse y hacer cuerpo en muchísimas personas”, manifestó.

“Es decir, generas un clima que sabes [que] puede prender debido a la situación, la percepción de altísima inseguridad que vivimos las personas. Aquí donde yo me tendría que remitir es a la responsabilidad de los políticos en la medida en cómo estableces también tus estrategias”, apuntó.

La derecha ha cambiado

En otro momento, dijo que la derecha, que aún se está expresando a través de la candidata de Fuerza Popular, ha comenzado a mostrar características del rostro de Rafael López Aliaga y Renovación Popular.

“Hay una derecha que de alguna manera todavía se está expresando a través de Keiko Fujimori, pero que ha comenzado a mostrar cuáles son sus características, y que, por lo tanto, uno puede pensar que en el mediano plazo va a ser las características predominantes dentro de la derecha peruana, que es una derecha que tiene el rostro de López Aliaga y tiene las características de Renovación Popular. Lo cual estamos hablando de una situación paulatinamente diferente a lo que habíamos visto hasta tiempo atrás”, refirió.

El investigador de Desco señaló que es evidente que la derecha actual difiere en muchos aspectos de la que teníamos en el 2016.

“Lo que teníamos en el 2016 es una derecha —digamos— copada por el fujimorismo con sus 73 congresistas y demás expresiones. Ahora no, es una derecha que empieza a ser hegemonizada por este tipo de expresiones, lo cual ya te lleva a analizar otros aspectos. En primer lugar —digamos— su vinculación [de este nuevo rostro] con aspectos religiosos, su vinculación con aspectos militaristas, la manera como ellos consideran la sociedad”, acotó.

Más en Ideeleradio

Ver video

Comments

comments