Eduardo González Cueva - Ideeleradio
Eduardo González Cueva - Ideeleradio

 

Vacíos conceptuales y de aplicación

Ideeleradio.- El dictamen que aprobó la Comisión de Constitución que permitiría la prescripción de los delitos de lesa humanidad cometidos antes del 2002 tiene vacíos conceptuales y de aplicación, y se va a caer como han ocurrido con todas las leyes de amnistía, opinó el sociólogo Eduardo González Cueva.

“Entonces, [el dictamen] se cae por todos lados, tiene huecos enormes. Tiene algunos huecos conceptuales y tiene huecos de aplicación, porque solamente, como te digo, va a obligar, si es que logra hacerlo, a jueces peruanos, pero eventualmente no va a obligar a nadie más [fuera del Perú]”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Entonces, creo que es, una vez más, una acción que responde a obsesiones [del fujimorismo], obsesiones doctrinarias, obsesiones de su doctrina sobre la memoria, pero que en la práctica por más que sea ofensiva, va a tener muchísimos agujeros y, eventualmente, se va a caer como se han caído todas las leyes de amnistía”, apuntó.

Solo en Perú

El analista estimó, asimismo, que otro agujero por el cual esta ley eventualmente va a ser inaplicable, si es que es aprobada en el Pleno del Congreso, gira en torno a que solo tendría vigencia para el Perú y no en otros países en los que hay bases de datos sobre casos de lesa humanidad.

“Por otro lado, esta ley en el peor de los casos va a obligar solamente a los jueces peruanos por un tiempo, porque esto se va a caer en algún momento, pero no obliga a nadie más. Obliga a este pequeño país que en este momento atraviesa esta situación dictatorial, pero no obliga a nadie más”, señaló.

“El día que cualquiera de estas personas [imputadas] decide viajar y cruzar la frontera a Colombia para ir a conocer Cartagena o a Miami para irse de compras, lo va a tener que pensar un montón de veces porque no tiene idea de si hay un fiscal, de si hay una fuerza policial que tiene su nombre en alguna base de datos. Simplemente no van a poder”, añadió.

Derecho internacional

Indicó que esta iniciativa está ignorando el hecho de que hay sentencias del Tribunal Constitucional, casos abiertos con esta definición en la Corte Interamericana de Derechos Humanos y una práctica internacional de los Estados desde el Tribunal de Núremberg en adelante. Mencionó, en ese sentido, la norma imperativa de derecho internacional general (ius cogens).

“No hay vacío. Esto está claramente determinado. Entonces, ese el primer gran agujero de esta propuesta, es decir, asumir que la noción de crimen de lesa humanidad, solamente existe desde el momento en que el Perú firma un tratado, ignorando que existe un concepto llamado norma imperativa, norma perentoria, derecho internacional, en la que te dice que hay, efectivamente, normas que por su propia enunciación son imperativas y porque reconocen y porque reflejan el estado de la conciencia humana”, explicó.

“Es decir, para la conciencia humana, la tortura es un delito de lesa humanidad; la desaparición forzada es un delito de lesa humanidad. Y si ocurrió antes de que tu país firmó el tratado en cuestión, sigue siendo un delito de lesa humanidad. Entonces, eso es de entrada el primer gran agujero por el cual esto se desfonda, y, si lo aprueban, igual se va a desfondar en un determinado momento”, acotó.

Delitos de lesa humanidad

Sostuvo que un aspecto a analizar es el alcance que tendría la norma sobre los tipos de delitos que son considerados como de lesa humanidad, y que, según el Estatuto de Roma de 1998, define 11 tipos de conductas y situaciones.

“Tiene muchos más lugares por donde hace agua. Porque, por ejemplo, dicen delitos de lesa humanidad. ¿Cuáles son los delitos de lesa humanidad? Son varios. No es una cosa en la nube. Está la tortura, está la desaparición forzada, la violencia sexual en todas sus formas, está el crimen del apartheid, está la persecución. En fin, hay una lista como de diez, once delitos que son los llamados delitos de lesa humanidad. Bueno, varios de esos tienen su propio tratado también”, argumentó.

Mencionó que hay tratados específicos como la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra la Desaparición Forzada, y la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

“La convención contra la desaparición, la convención contra la tortura. La Convención contra la tortura que el Perú ratificó en el año 1988. Entonces, ¿cómo es esto? Se prohíbe la persecución de crímenes de lesa humanidad con el nombre crimen de lesa humanidad antes del 2002, pero acá tenemos un crimen de lesa humanidad, la tortura, que ya es aprobada y reconocida como tal por el Perú en el año 1988. Entonces, ¿vale para todo menos para la tortura?”, remarcó.

“¿Qué hacemos con la desaparición forzada? La desaparición forzada es un crimen que empieza cuando alguien viene, te arresta o arresta un familiar tuyo, se lo lleva y no te da información, pero es un crimen que continua. Si hasta el día de hoy no te dan información, ese crimen sigue ocurriendo. O sea, no se detiene, porque el día de mañana estos señores aprueban esta ley. El crimen sigue ocurriendo, porque es un secuestro, es permanente”, expuso.

Más en Ideeleradio

Ver video