Duberlí Rodríguez - Ideeleradio
Duberlí Rodríguez - Ideeleradio

Que se ponga a disposición de la justicia

Ideeleradio.- Es jurídicamente inaceptable que la defensa del expresidente Alejandro Toledo pida que se le cambie la condición de prisión preventiva por comparecencia para retornar al Perú, sostuvo el presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, tras señalar que el exmandatario debería ponerse a disposición de la justicia antes de plantear dicho argumento.

Fue al referirse a las declaraciones del abogado del expresidente Alejandro Toledo, Heriberto Benítez, quien exigió la comparecencia simple para que su patrocinado se presente a la justicia. El letrado presentó un recurso de queja ante el Poder Judicial para que se admita a trámite la apelación contra la resolución que dicta 18 meses de prisión preventiva contra el exmandatario.

“El señor Heriberto Benítez, como abogado, es libre de plantear lo que a él le parezca lo quiera, pero no es jurídicamente aceptable una propuesta así, que primero le cambien la condición al expresidente para que él venga, porque suena como una especie de coacción”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Más bien, lo contrario lo inteligente es al revés, [debería decir Toledo] yo me pongo a disposición de la justicia y ese sería un buen argumento, para pedir una eventual modificación de prisión preventiva, por comparecencia con restricciones, pero eso de decir, que primero que cambien, eso es poner una condición que resultaría inaceptable por un sistema democrático”, manifestó.

Trámite de extradición podría durar dos meses

En otro momento, el presidente del Poder Judicial indicó que el único camino legal para traer al exmandatario ante la justicia es mediante la extradición, y explicó que este proceso podría tomar dos meses. Adelantó que el proceso podría durar máximo dos meses, una vez emitido el cuaderno de extradición.

“Lo que sucede en el caso de Alejandro Toledo es que él tiene arraigo en Estados Unidos, por lo que el juez va a ser un poco más riguroso. Yo creo que el camino más adecuado va a ser siempre la extradición”, subrayó.

“Tampoco que el camino de la extradición vaya a durar dos o tres años, una vez que el juez ordene la detención y ya esté ubicado, se tiene dos meses de plazo para tramitar toda la extradición, si no se realiza en este plazo le dan libertad a Toledo. Hay que dejar ese prejuicio de que porque es extradición este proceso va a durar uno o dos años. Mi cálculo más optimista es que este proceso podría durar máximo dos meses” acotó.

 

Comments

comments