Víctor Álvarez - Ideeleradio
Víctor Álvarez - Ideeleradio

Las acciones legales

Ideeleradio.- La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) pedirá a las autoridades judiciales que se reabra el caso de las desapariciones forzadas en Madre Mía y que regrese a la etapa de acusación fiscal, sostuvo Víctor Álvarez, abogado de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH).

“Definitivamente es posible y hay que reabrirlo. Aquí se está aludiendo una cosa juzgada respecto de la resolución que cerró el caso definitivamente hace unos atrás. Sin embrago, creemos que con esta evidencia que aparece de testigos que fueron comprados, que cambiaron su versión por soborno o una coima, nos muestra que en el proceso se resolvió, por lo menos, sobre la base de testimonios comprados”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Al margen de que el Ministerio Público evalúe esta posibilidad -porque es discutible- nosotros como coordinadora sí estamos preparando las acciones legales que correspondan para señalar que esta investigación se cerró sobre la base de testimonios irregulares, por lo menos, y que esta investigación debe ser retomada y debería volver al estadio de la acusación fiscal o de la investigación para que se tomen esos testimonios y se investigue por qué los testimonios se fraguaron”, precisó.

Un solo expediente

El abogado de la CNDDHH explicó que es la Fiscalía la que debe impulsar las acciones para que se pueda volver a procesar a los implicados. Sostuvo que si se reabre el caso Madre Mía y el de la compra de testigos, debería comprenderse esto como un solo expediente.

“El expediente final va al juzgado para la ejecución de la sentencia, por lo tanto, al margen de que se haya expedido por la Corte Superior o la Corte Suprema, es en este caso el fiscal que está cargo de la investigación, de impulsar la acción penal es el fiscal provincial y este debería impulsarla”, argumentó.

“[El caso Madre Mía y el de la compra de testigos] corren por cuotas separadas, porque las personas a las que se sindica que intentaron comprar a los testigos están vinculadas al caso inicial, y si aquí aparece un testimonio producto de un acto ilegal, entonces, el caso puede reabrirse tranquilamente como caso Madre Mía”, refirió.

Debió haber juicio oral

Subrayó que lo correcto sería que se pueda reabrir el caso dada la aparición de evidencias de la existencia de testigos que fraguaron sus declaraciones, las tergiversaron y las cambiaron. Comentó que más allá de cualquier cualidad personal, lo cierto es que en el expediente existían, y han existido siempre evidencias concretas y sindicaciones directas.

“Había testimonios que señalaban asuntos tangenciales a la sindicación directa, y, por otro lado, había unos cuantos testimonios directos. Eso se debió confrontar en un juicio oral, con debate público, pero aquí no se actuó la prueba, se quedó todo a nivel de la instrucción judicial. Nunca entendimos por qué”, sostuvo.

“La cosa juzgada es una garantía de la seguridad jurídica de no estar sometido permanente y constantemente a un proceso, pero esta debe ceder frente a la necesidad de verdad y el derecho a la justicia y luchar contra la impunidad. Si esa resolución que cierra el caso se basó sobre testimonios que fueron irregulares, en principio, el Ministerio Público debiera decir que va a solicitar que esto se reabra, porque la cosa juzgada no tiene la solidez ni la contundencia que debió haber tenido”, declaró.

Comments

comments