Mar Pérez - Ideeleradio
Mar Pérez - Ideeleradio

 

Situación se va deteriorando

Ideeleradio.- El Perú es uno de los países donde defender los derechos humanos resulta peligroso, sostuvo Mar Pérez, responsable de la Unidad de Protección a Defensores de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH).

“El Perú es uno los países donde defender los derechos humanos es muy peligroso a nivel mundial. No estamos en una situación como la de Colombia o México, pero la situación en el país se va deteriorando año tras año”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Lo que estamos encontrando es que hay una tendencia al aumento de asesinatos a través de sicarios y lo hemos visto el año pasado durante la pandemia con el asesinato de cinco defensores de derechos humanos, refirió.

Uso arbitrario de la fuerza

La abogada de la CNDDHH sostuvo que resulta grave que muchas veces sea el propio Estado, a través del uso arbitrario de la fuerza, el que acabe con la vida de los defensores de derechos humanos, del medioambiente o de su territorio.

“Lo más grave de todo es que el propio Estado muchas veces es el que acaba con la vida de las personas defensoras a través del uso arbitrario de la fuerza. […] Los hechos de noviembre fueron gravísimos e hicieron que todo el mundo tomara conciencia de una situación que, en realidad, es una práctica habitual en los territorios de los pueblos indígenas y en la zona rural del país”, indicó.

”Lo vimos en el paro agrario, donde hubo cuatro fallecidos, pero desde el 2013 hasta la fecha ha habido 153 personas que han muerto en diferentes protestas en el país, y más o menos el 10% son menores de edad”, argumentó.

Patrón racista

Consideró, asimismo, que existiría un patrón racista en el uso de la fuerza por parte de la Policía Nacional. Remarcó que se necesita sancionar a los responsables e implementar cambios estructurales dentro de la PNP.

“Hay un elemento muy impactante y es que el 70% de los muertos fueron personas indígenas, lo que nos lleva a sostener que hay un patrón racista en el uso de la fuerza por parte de la PNP. Lo que vimos en Lima, en noviembre, no lo veíamos hace 15 años, pero en julio mismo, en Espinar, la PNP bajó a todos los manifestantes que se trasladaban en una custer, empezó a hacer disparos al aire, les roció gasolina, aunque no se les prendió fuego. Estamos ante una situación que es una práctica habitual en las zonas indígenas y en las zonas rurales del país”, aseveró.

“Por eso, en noviembre sosteníamos que se requería hacer cambios estructurales en la PNP no solamente sancionar a los responsables de las vulneraciones de derechos humanos que se cometieron, sino llevar a cabo un proceso más amplio de reforma profunda dentro de la PNP”, explicó.

Criminalización y procesos judiciales

Mencionó, finalmente, que el principal ataque a las personas defensoras de derechos humanos en el Perú resulta la criminalización de la protesta social.

“Junto con los asesinatos, en realidad la principal forma de ataque a las personas defensoras en el Perú es la criminalización. Es algo que tiene como un ropaje institucional, no hay sangre en el camino, pero es un método igualmente destructivo para la vida de los defensores, para su trabajo”, puntualizó.

La representante de la CNDDHH informó que alrededor de mil defensores son víctimas de procesos judiciales injustos.

“Ahora mismo tenemos un registro de mil personas defensoras [víctimas de persecución penal luego de una protesta social], que están enfrentando procesos judiciales injustos, a nivel de todo el país. […] Se responsabiliza a líderes sociales por hechos que han sido cometidos por personas que ellos ni siquiera conocen durante las protestas”, señaló.

Más en Ideeleradio


Ver video