Manuel Dammert - Ideeleradio
Manuel Dammert - Ideeleradio

Un caso absolutamente impune

Ideeleradio.- La construcción de la planta de Huachipa fue una “estafa colosal” de la empresa brasileña Camargo Corrêa, y es cuestionable que este caso permanezca impune, sostuvo el congresista del Frente Amplio, Manuel Dammert.

Fue al considerar, además, que este es un caso en donde hay pruebas de cómo dicha empresa habría entregado coimas a ciertos funcionarios del régimen aprista.

“Esta obra [planta de Huachipa] la construyó la empresa brasileña Camargo y Correa, que tiene directa responsabilidad, están los ministros y los directivos de Sedapal de aquella época”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Esa es una de las coimas más probadas que hay, pero absolutamente impune, pero, además, el Estado no actúa para determinar qué hace con este activo, porque esta planta no puede quedar ahí limitada y parada”, manifestó.

Las coimas están probadas

En ese sentido, Dammert Ego Aguirre calificó la planta de tratamiento de Huachipa como pura estafa del segundo gobierno de Alan García.

“[La planta de Huachipa] la inauguró Alan García, sin haber construido los ductos para llevar el agua a Lima Norte, dijo: ‘ya llega el agua, ya llega el agua’. La inauguró, pero no tenían los ductos’. Era pura estafa, además, están probadas las coimas. Hay pruebas de cómo se entregó las coimas”, denunció.

Cabe recordar que la Contraloría General señaló que la construcción de dicha planta habría causado un perjuicio económico al país de 91 millones 858 mil soles. Una auditoría detectó presuntas irregularidades en la suscripción del contrato, ejecución de las obras y en la etapa de operación y mantenimiento del proyecto Lotes 1, 2 y 3 – Bocatoma, Planta de Tratamiento de Agua Potable de Huachipa y Ramal Norte.

No contó con estudios adecuados

En otro momento, el legislador denunció que la obra no contó con estudios de ingeniería y estudios ambientales adecuados. Señaló que esas irregularidades han hecho que la planta, en este momento, se encuentre inservible.

“Yo fui a la planta de Huachipa cuando estalló el escándalo. Estuve mirando e indirectamente he participado en esa denuncia. Ahí lo que hay es primero una estafa colosal de la empresa brasileña que hizo la construcción, la cual ni siquiera tuvo estudios de ingeniería o estudios ambientales adecuados”, precisó.

“Habían hecho una canalización del río como si fuera un río en España, que [asumían] venía con agua simplemente, el agua del río cuya cantidad viene en las épocas de lluvia en la sierra, viene con piedras. Entonces, habían ahorrado en cemento. Digo esto para no decir ‘robado’ al poner menos cemento en la construcción. Entonces, cuando vino el río con piedras destruyó lo que había”, refirió.

Como se recuerda, en medio de los problemas por restricciones de agua potable ante la caída de huaicos en Lima, el ex presidente Alan García cuestionó que la planta de tratamiento de agua en Huachipa haya sido “olvidada”. Sin embargo, la Contraloría General recordó que la construcción de dicha planta habría causado un perjuicio económico al país de 91 millones 858 mil soles.

Comments

comments