Julio Arbizu - Ideeleradio
Julio Arbizu - Ideeleradio

Una sorpresa ingratísima

Ideeleradio.- La cadena indiciaria que se iba forjando en la investigación que se le siguió a Joaquín Ramírez, y que fue archivada por la fiscal Sara Vidal, era mucho más potente que en el caso de Ollanta Humala y Nadine Heredia, dijo el exprocurador Julio Arbizu, tras expresar su preocupación por lo que sería un “estándar diferenciado” en las pesquisas.

“El caso de Ramírez surge con una serie e indicios más que razonable que apuntaban primero al inicio de la investigación preliminar y, luego, a la construcción de una cadena de indicios que más o menos apuntaba, con cierta certeza, a la formalización de la investigación preparatoria. Sin embargo, pese a esa contundencia de los indicios que en su momento se presentaron, me doy con la sorpresa ingratísima del archivamiento de la investigación”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“No lo puedo entender. Por lo que he leído, la cadena indiciaria que empezaba a forjarse a partir de la investigación en el caso de Joaquín Ramírez es bastante más potente que las investigaciones, por lo menos hasta donde yo he podido advertir, del caso Nadine Heredia, Ollanta Humala e incluso del caso Keiko Fujimori”, refirió.

El viernes último, la fiscal Sara Vidal, titular de la Primera Fiscalía Supraprovincial Corporativa de Lavado de Activos, decidió archivar la investigación contra la ex candidata presidencial Keiko Fujimori, el ex secretario general fujimorista Joaquín Ramírez y a miembros de su familia.

Un estándar diferenciado

Arbizu Gonzales dijo, además, que le preocupa que hay una suerte de “estándar diferenciado” en las investigaciones del Ministerio Público y la valoración de los indicios. Advirtió que esto puede generar inseguridad jurídica.

“La verdad es que a mí me preocupa mucho de que haya un estándar diferenciado en las investigaciones del Ministerio Público y en la valoración de los indicios para investigar este tipo de delitos”, refirió.

“Esto puede generar, por supuesto, una especie de inseguridad jurídica al momento de investigar delitos similares o hechos similares cuando corresponden a determinadas personas. […] Es bastante curioso, y como son curiosas también las reacciones de la gente respecto a las distintas formas de proceder del Ministerio Público”, aseveró.

Distinción e intereses políticos

Aseveró que la Segunda Sala Penal Transitoria ha desnaturalizado la reforma del 2012, en la que se planteaba que, a priori, no se requiere identificar el delito precedente para investigar el lavado de activos,

“Ahora, frente a esa interpretación hay una serie de formas de aplicar la ley que parece que se distinguen en relación a personas e intereses políticos. A mí me preocupa mucho, y lo decía. No solo esto se ve reflejado en el discurso político de los actores que siendo de uno u otro partido político opinan sobre estas decisiones de la justicia”, puntualizó.

Más en Ideeleradio