Carmen González - Ideeleradio
Carmen González - Ideeleradio

No logra procesar su derrota

Ideeleradio.- Keiko Fujimori ha sufrido un proceso de regresión tras perder las elecciones del 2016, que no le permite comportarse como una persona adulta que postuló para ser la mandataria de un país, sostuvo la psicoterapeuta Carmen González.

Fue al considerar que esa fue la razón por la que se negó a saludar y dialogar con el presidente electo Pedro Pablo Kuczynski (PPK).

“Cuando PPK dijo que tiene el número de Keiko y que la ha llamado 4 veces y que en la Telefónica le dicen que ‘el número que ha marcado no existe, pero que él sabe que si existe’, yo interpreté psicoanalíticamente que él la estaba llamando  y que estaba sufriendo un rechazo por parte de ella. Y parece que es verdad, porque he escuchado que la ha llamado y que ella se niega a contestarle”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio. 

“Creo que Keiko ha sufrido un proceso de regresión que se presenta cuando las personas frente a una situación difícil de aceptar o vivir toman actitudes que no coinciden con su etapa de desarrollo psicosexual. Ella es una adulta y  su conducta resulta inaceptable y menos en una persona que pretendía ser la mandataria del país”, declaró.

Sus emociones son infantiles

En otro momento, dijo que es entendible que la excandidata presidencial de Fuerza Popular no haya podido procesar tantas emociones dolorosas, tras la derrota en las elecciones 2016, debido a su personalidad inmadura. Señaló que Keiko Fujimori tiene emociones muy infantiles.

“Ella no ha podido procesar emociones dolorosas frente a la derrota y que están vinculadas a la envidia, una rabia, una frustración, impotencia,  –normales en una situación como la que ha tenido que vivir– que le está siendo muy difícil de procesar”, subrayó.

“Además, probablemente el grupo que la rodea en vez de ayudarla a pasar el escollo, la inyectan de mucha cólera, mucha frustración. Esto ha hecho que ella acumule más emociones  de frustración, que no le han permitido pararse adultamente y remontar  la pérdida del cargo al que aspiraba. Yo creo que no ha estado a la altura de una persona que pretende ser la presidenta de un país”, acotó.