Álvaro Vargas Llosa - Ideeleradio
Álvaro Vargas Llosa - Ideeleradio

No pasará en lo inmediato

Ideeleradio.- El fujimorismo actuará con total frialdad y en algún momento se deshará de Pedro Pablo Kuczynski (PPK), estimó el escritor Álvaro Vargas Llosa, tras recordar que el objetivo principal de Fuerza Popular es acaparar el poder del Estado.

“El fujimorismo va a actuar con total y absoluta frialdad, y con arreglo a sus intereses. ¿Cuáles son sus intereses? En lo inmediato, era la liberación de Alberto Fujimori, eso ya lo tienen resuelto. Y, ahora, consolidar sus posiciones de poder; tienen el Congreso, tienen ahora a Kuczynski de rehén del fujimorismo, y tienen pendiente el Poder Judicial”, dijo

“Ellos en la medida en que sus intereses, en este momento inmediato, que tienen que ver con esas instancias de poder, van a convivir con Kuczynski. […] Si mañana, ya muy bien consolidadas en todas estas instancias, ellos deciden obviamente que la cercanía con Kuczynski les resulta política y electoralmente inconveniente, desde luego que van a tratar de hacer lo que tengan que hacer para desembarazarse de él”, señaló.

Vargas Llosa dijo, sin embargo, que esta separación de PPK no ocurriría en el corto plazo, porque lo que busca el fujimorismo es ampliar su poder, y para eso le sirve, por ahora, la cercanía al jefe de Estado, quien indultó a Alberto Fujimori el 24 de diciembre último.

“Sin embargo, en lo inmediato no veo eso posible, porque si yo fuera ellos y estuviera pensando con total frialdad, yo sabría que he dado un gran salto cualitativo en el acaparamiento del poder, porque a ellos les interesa acaparar y ampliar su poder”, opinó.

“Eso [el acaparar el poder] lo van a lograr en la medida en que tengan a Kuczynski muy cerca, pero estoy totalmente de acuerdo, que en el momento que eso sea inconveniente van a tomar distancia, por supuesto que sí”, aseveró.

PPK nunca tuvo el corazón en el antifujimorismo

El escritor estimó que lo que pasó con Kuczynski Godard y sus discursos contradictorios en menos de una semana, se explican porque el presidente entendió que su única salvación posible pasaba por hacer de tripas corazón –como ocurrió en la segunda vuelta– y envolverse con la bandera del antifujimorismo, porque este sabe que esa es una enorme fuerza nacional.

“Él sabe eso perfectamente bien, no es un hombre tonto. Él entendió que envolverse en esa bandera resultaba útil y práctico en ese momento, pero a medida que evoluciona muy rápidamente la situación, él se da cuenta –y también se da cuenta el sector del fujimorismo cercano a Alberto Fujimori– que se está creando la condición para un pacto, para un acuerdo bajo la mesa, que le permita a ambos resolver un problema”, explicó.

“Inmediatamente después, Kuczynski, que es una persona práctica y que, además, nunca tuvo el corazón en el antifujimorismo –todos sabemos que fue simplemente un arreglo circunstancial– entendió que se abría la posibilidad para algo más permanente, y, en última instancia más conveniente para él, porque él calcula –vamos a ver si ese cálculo le sale bien– que, a partir de ahora, está mucho más protegido en la medida que esté en brazos del fujimorismo”, refirió.

Finalmente, resaltó el rol que ha jugado el antifujimorismo en el país. “No es un partido, no está estructurado, no está organizado, pero el antifujimorismo si es una enorme fuerza social y política que, en momentos claves, de la historia, reciente del Perú ha jugado un papel determinante”, sentenció.