Ollanta Humala - Ideeleradio Foto: Congreso
Ollanta Humala - Ideeleradio Foto: Congreso

Fallo no se ha revertido

Ideeleradio.- La supuesta compra de testigos en la investigación de las ejecuciones extrajudiciales de Madre Mía es un caso cerrado por la Corte Suprema, y hasta el día de hoy ninguna instancia ha presentado algún tipo de medida para revertir dicha decisión, afirmó Julio Espinoza, abogado del expresidente Ollanta Humala.

Fue al comentar la disposición del juez Richard Concepción Carhuancho de ordenar 18 meses de prisión preventiva contra la ex pareja presidencial, en la que considera determinante para dictar la medida la compra de testigos en el caso Madre Mía como parte del latente peligro procesal.

“Nos guste o no el caso de compra de testigos al cual se ha referido [ayer] el juez concepción ha sido cerrado por una sentencia confirmada por la Corte Suprema, y hasta el día de hoy ni la Fiscalía ni ninguna instancia o sujeto procesal vinculado a esos hechos ha realizado alguna actuación para revertir esa decisión que es firme”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio. 

No se ha realizado diligencia por audios

El abogado sostuvo que dichos audios respecto a la supuesta compra de testigos no han sido escuchados formalmente dentro de una diligencia y que, sin embargo, han sido utilizados por el juez Concepción Carhuancho para dictar la prisión preventiva.

“Una cosa son documentos escritos, transcripciones hechas por los policías que en su momento recabaron esa información [sobre una supuesta compra de testigos], pero otra cosa si se habla de audios es escucharlos formalmente en una diligencia para saber si quienes hablan son los que el fiscal o el juez atribuye como protagonistas, para saber su contenido escuchándolos para que la defensa pueda presentarlas”, explicó.

“Para que haya una prisión es elemental entender que cualquier prueba o imputación acerca de peligro de obstaculicen o de intentar frustrar el proceso tiene que ser presentada por el fiscal, pero corroborada. Corroborada significa que la defensa puede haber participado controlando, conociendo el contenido de esos audios. Lo que ha sucedido en esos audios es que no han pasado por el control de la defensa”, agregó.

 Ver programa No Hay Derecho

 

Comments

comments