César San Martín - Ideeleradio - Foto: Ideeleradio

Ideeleradio.-  La Segunda Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema no conoció en el 2009 los audios que se han difundido recientemente en el caso Madre Mía, y no se puede decir que el archivo del caso de las desapariciones forzadas fue incorrecto e injusto, dijo el juez César San Martín.

“Entonces, se trataría de determinar si la sala, ergo y todos los que han resuelto que somos 10 habrían conocido o estaban en condición de saber que había ese audio o que se conocía de la realidad absoluta, veracidad puntual, de ese pago famoso. […] Era absolutamente imposible [que nosotros podamos haber tenido conocimiento de que esto sucedió]”, señaló en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“De acuerdo a los propios datos que fluyen de las notas de prensa publicadas, estos hechos recién fueron puestos en conocimiento de otro fiscal en tiempos recientes [2017]”, indicó.

 Caso de testigos se archivó

San Martín Castro dijo que la decisión de archivamiento del caso de la compra de testigos no solo estuvo en manos de la Sala Penal Permanente, que él no integró, sino que fue conocida anteriormente por otros tribunales e instancias fiscales.

“No solo somos 10 magistrados [los que vimos el caso Madre Mía]. A ese señor que se le atribuyen las maniobras supuestamente delictivas de compra de testigo se le procesó penalmente, hablamos de Gómez Amasifuén, así como de Ávila, y al otro procesado. Fueron tres procesados. La Fiscalía abrió investigación con motivo de lo que se publicó en una nota televisiva, se procesó penalmente a los tres, el fiscal acusó, la sala superior absolvió, recurrió el fiscal superior […]”, señaló.

“El fiscal supremo dictaminó que era correcta la absolución, y la Sala Penal Permanente en la que yo no integro declaró, con la información que se tenía en ese momento, que no había pruebas que el señor habría coimeado –valga ese término vulgar– a los testigos del caso Madre Mía”, manifestó.

 Sentencia sobre testigos fue posterior

San Martín Castro mencionó que el archivo del caso de la supuesta compra de testigos se dio con posterioridad a la decisión de su tribunal en relación al caso Madre Mía. Argumentó que la decisión de la Sala Penal Transitoria se fundamentó en el contraste de las declaraciones de los testigos y la valoración de los hechos.

“Tengo entendido que la sentencia de la compra de testigos fue posterior a la que emitió la sala que presidí en diciembre del 2009. El tema delicado es incorporar esta información que ahora se tiene con el conjunto de pruebas que se acopiaron en el expediente de Madre Mía”, relató.

“Insisto, son 78 testigos que declararon, cuatro lo hicieron por exhorto, numerosas confrontaciones, diligencias periciales en especial aquellas referidas a excavaciones que se tuvieron que hacer, porque los testigos supuestamente presenciales indicaron el lugar donde se habría enterrado a los dos agraviados. No se encontró nada”, refirió.

No hubo persistencia de la incriminación

Finalmente, precisó que el Poder Judicial revisó atentamente el conjunto de las declaraciones, y que se tenía que analizar si había o no persistencia de la incriminación, una exigencia de derecho probatorio. Mencionó que en el caso de algunos téstigos no se daba esa persistencia, “unido a la exigencia de datos objetivos periféricos que corroboren la imputación”.

“En cuanto al señor Ávila, que fue uno de los tres que fue capturado por una patrulla del Ejército, él fue objeto de pericias psicológicas, siquiátricas y medico legales, y la conclusión pericial decía que, en primer lugar, las lesiones que él dice le ocasionaron no son compatibles con las que presentó al examen”, refirió.

“Y, en segundo lugar, por sus propios testimonios, no es un testigo idóneo, muestra una personalidad en la que la mentira era su rasgo fundamental. Además, este testigo Ávila dio varias versiones. Primero, imputó; segundo, hay una declaración jurada por la que se alude se le pagó el dinero, y luego en su preventiva se retracta de esa declaración jurada, lo que vuelve a repetir en su declaración en el juicio oral. Fíjese esa línea”, remarcó.

Comments

comments