Ronald Gamarra - Ideeleradio
Ronald Gamarra - Ideeleradio

Ideeleradio.- El Decreto Legislativo N° 143 que establece la “muerte civil” para los corruptos no inhabilita de manera perpetua a los funcionarios públicos, sino que señala una gradualidad en la aplicación de la sanción, estimó el exprocurador Ronald Gamarra.

“[¿Cree que nos vendieron con la norma sobre muerte civil una especie de gato por liebre?] Para mí sí, quizás para otras personas es lo que corresponde, pero a mí me dijeron y entendí que era inhabilitación perpetua para todos los casos de condena de corrupción”, sostuvo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Es decir, han establecido gradualidad en  la aplicación de la pena de la inhabilitación. Eso puede ser lo que correspondía, pero eso no nos dijeron en el discurso, no fue la propuesta que nos vendieron. Yo reclamo la coherencia”, indicó.

Hay una falta de coherencia en el discurso 

El exprocurador cuestionó, en este sentido, la falta de coherencia en la norma, ya que en el discurso donde se anunció la norma sobre “muerte civil”, se señaló que el condenado por corrupción no volvería a la carrera pública.

“Bueno, la norma que han sacado es positiva en tanto eleva el rango de la imposición de la pena de la inhabilitación. Antes era hasta seis años y ahora en el caso de corrupción es de cinco a 20. ¿Dónde está la inhabilitación perpetua? Aquí el tope es 20, salvo situaciones muy precisas”, argumentó.

“[…] ¿Ahora quién va aplicar discrecionalmente la pena  de inhabilitación en el rango de seis a 20? Conozco a magistrados supremos que quizás le ponga seis años llorando porque no le van a poner 20 y ¿quién va a controlar la decisión de ese magistrado?  ¿Dónde quedó la inhabilitación perpetua?”, indicó.