Ronald Gamarra - Ideeleradio
Ronald Gamarra - Ideeleradio

Ideeleradio.- Al ex asesor presidencial en temas de salud, Carlos Moreno, no se le podría aplicar el dispositivo legal que establece la “muerte civil” en el supuesto de que reciba una condena, opinó el exprocurador Ronald Gamarra, tras mostrar su preocupación en la aplicación de la norma por parte de la Corte Suprema.

“[¿No se le puede aplicar al caso Moreno muerte civil?] No se le aplica la muerte civil. Todos los que ya fueron condenados seguirán con su misma pena, en algunos casos  inhabilitación también tenía aparejada la pena privativa de la libertad, esos seguirán cumpliendo su inhabilitación, que máximo era seis años. Luego podrán volver [a la función pública]”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Moreno habría cometido supuestamente un acto de corrupción cuando estaba vigente otra norma que le era más favorable, y esta no le aplica”, acotó.

“Tampoco a un exalcalde”

Gamarra Herrera indicó que tampoco se podría aplicar “la muerte civil” en el caso de que a un exalcalde se le encuentre responsabilidad por presuntas negociaciones secretas con una empresa constructora, aunque no citó un nombre en específico.

“Por ejemplo, si mañana descubrimos que un exalcalde se puso de acuerdo con un empresario brasilero para hacer un contrato y lo hizo cuando estaba electo y, por lo tanto, es funcionario público y si se le somete a una investigación, la pena de inhabilitación en el supuesto improbable que sea condenado por la Corte Suprema, la pena máxima que le podrían poner es de seis años”, expresó.

“Lo que manda es el momento en que se ha cometido el hecho y no en el que empieza a procesarlo judicialmente”, apuntó.

Hay preocupación por aplicación de PJ

El exprocurador dijo que la norma puede ser buena, pero mostró su preocupación con respecto a la aplicación por parte de la Corte Suprema.

“[…] La norma [sobre muerte civil] puede ser buena, no es la que nos dijeron, pero ya. ¿Quién la va a aplicar?  ¿Acaso PPK, Pérez Tello?. No. La va aplicar un magistrado y la última palabra la va a  tener un señor juez supremo [Javier Villa Stein]  probablemente de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema cuyo pensamiento y acción conocemos absolutamente”, aseveró.

“Por eso insisto que medidas aisladas pueden ser interesantes, pueden ayudar, pero si no tenemos una política anticorrupción que tenga incidencia, no digo interferencia, en las acciones del Poder Judicial, en el Ministerio Público, en el Consejo Nacional de la Magistratura,  la situación no camina”, argumentó.

Comments

comments