Qhari Alvarado - Keiko Fujimori (Fotos: Ideeleradio - Andina)
Qhari Alvarado - Keiko Fujimori (Fotos: Ideeleradio - Andina)

 

Fracaso del modelo

Ideeleradio.- En el 2016, Keiko Fujimori, entonces candidata de Fuerza Popular, perdió por tercera vez las elecciones, y toda la crisis presente viene a partir de su berrinche electoral, opinó el analista Qhari Alvarado, tras considerar que el modelo político ideológico instaurado desde los noventas ha fracasado, pero quiere imponerse de todas maneras.

“Esta es la historia del gran fracaso del modelo político ideológico instaurado desde los noventas con [Alberto] Fujimori. Ese modelo, que tuvo seguramente ciertas cosas positivas que hay que reconocer también, ha fracasado socialmente, ha fracasado políticamente. Y la gente no lo quiere más. Y como la gente no lo quiere más, no han encontrado, porque ya han sido derrotados en las urnas, no les queda más remedio que imponerse por la fuerza y es lo que están haciendo”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“El caso más emblemático es en el 2016, en el que Keiko Fujimori pierde por tercera vez las elecciones y dice, bueno, si no puedo gobernar desde Palacio, voy a gobernar desde el Congreso, y toda la crisis presente viene a partir de ese berrinche electoral y como no tienen legitimidad lo hacen por la fuerza y al hacerlo por la fuerza, pues, sencillamente tampoco les funciona”, apuntó.

Estimó, en ese sentido, que la falta de legitimidad del régimen deviene de la historia del gran fracaso de ese mismo modelo político ideológico.

“Presidenta títere”

Indicó, por otra parte, que la presidenta Dina Boluarte hace los que las élites quieren, pero advirtió que su gobierno está fracasando por la recesión y su impopularidad. Advirtió que frente a este panorama este sector que hoy la respalda la acusarán de haber sido de “izquierda”.

“Es decir, con Dina Boluarte tienen un rol ideológico o un uso ideológico ambivalente, es decir, ella está gobernando, ella es la presidenta títere, que hace lo que ellos quieren, pero aun así fracasa, porque estamos en recesión, aun así fracasa, porque es infinitamente impopular. Y como fracasa, pues luego la acusarán de haber sido de izquierda y que por eso fracasó”, explicó.

“Entonces, estamos ante un nivel de fanatismo tal, ante un nivel de negacionismo tal, que es muy difícil que estas personas puedan corregir y mejorar un sistema que muy fácilmente ha podido mantenerse haciendo ciertos compromisos, viendo cuáles eran los problemas de fondo estructurales del país, como la corrupción, la anemia, la falta de salud, educación, corregirlo y más o menos permitir que camine, pero no quieren eso. Es también una historia de intransigencia en la que las élites solamente quieren que el Perú funcione de una manera y si la gente no quiere, pues será por la fuerza”, dijo.

La narrativa

El licenciado en comunicaciones y máster en ciencias políticas consideró, finalmente, que la narrativa del actual régimen y de los ultraconservadores en general apunta a mantener un discurso en el que acuñan el término “caviar” a quien no piense como ellos.

Manifestó que estos sectores con mucha influencia y poder económico buscan consolidar su narrativa asumiéndose como “los justos, los patriotas, los demócratas” y señalando a los otros como los “radicales” y los “violentos”.

“Ellos lo transforman en una lucha de los anticaviares, de los patriotas, de derecha, promercado contra la izquierda, contra los caviares. Entonces, ahí sí logran, digamos, lobotomizar, seducir o hipnotizar a un pequeño sector poderoso como son quizás los empresarios o el A B de Lima para que caigan en ese juego y confundan la lucha y les den apoyo”, puntualizó.

Más en Ideeleradio

 

Ver video