Ideeleradio.- Estados Unidos tomó una represalia contra Siria muy limitada y fue cuidadoso de no afectar los intereses rusos, informó el analista Óscar Vidarte, tras sostener que no hay señales que den cuenta de un escenario de tercera guerra mundial.

Fue al comentar la decisión de Estados Unidos, Francia y Reino Unido quienes lanzaron el sábado ataques concertados contra instalaciones químicas del régimen Sirio de Bashar Al Assad, una semana después de un presunto ataque químico el 7 de abril en la ciudad de Duma

“En este caso concreto no sabemos si es legítimo, pero ilegal lo es [el ataque a Siria]. Esta represalia ya Estados Unidos la había llevado a cabo hace un año y lo que ha hecho ahora es básicamente lo mismo. Una represalia muy limitada, porque si bien es un bombardeo, solamente ataca algunos puntos, bases militares o industrias vinculadas a lo químico. Además es temporal, un ataque y no constituye una declaración de guerra”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“[…] Lo cierto es que han sido muy cuidadosos en no afectar intereses rusos porque una cosa es atacar al régimen de Bashar al Asad y otra afectar intereses rusos que puedan provocar algún tipo de escalada que termine en enfrentamiento que ninguno de las partes quiere”, indicó.

Una guerra es altamente costosa

El analista consideró que ni Rusia se atrevería a atacar a Estados Unidos ni viceversa. Sostuvo que se considera que una guerra entre dos potencias asimétricas sería altamente costosa.

“Lo que hemos visto en el mundo en los últimos 50 años es que las guerras entre estados  están reduciéndose y están  apareciendo otros tipos de conflictos armados. No podemos pensar en un escenario de tercera guerra mundial, pero nos encanta prever un nuevo conflicto a gran escala,  pero por este caso no creo, aunque siempre existe el riesgo”, manifestó.

“Muchos conflictos se generan no porque las partes quieren pelearse, sino por errores, por chispazos. Cuando uno entra en una escalada puede darse ese tipo de errores que terminan provocando situaciones mayores, ese es mi temor”, indicó.

Trump y su entorno militar

El analista comentó, además, que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en los últimos tiempos se está vinculado a sectores militares muy duros, lo cual al parecer ha ocasionado su distanciamiento de Rusia.

“Las alianzas políticas que Donald Trump ha ido construyendo en los últimos tiempos están muy vinculadas a sectores muy halcones, además cercanos al establishment militar. Vemos que tiene militares duros, que entienden el uso de la fuerza como una prerrogativa de Estados Unidos como potencia mundial […]” , sostuvo.

“Uno ve el entorno de Donald Trump es un entorno duro que se está fortaleciendo. Creo que hay un tema coyuntural, pero una estructura de poder. Incluso están llevando a un Trump que era cercano a Vladimir Putin [presidente ruso], ahora lo están alejando y cada vez las diferencias entre los gobiernos se van haciendo más latentes”, indicó.

Más en Ideeleradio