Ideeleradio.- En Chile surgió un debate nacional intenso en torno a qué hacer con las grandes estructuras que se construyeron durante la dictadura de Augusto Pinochet y que todavía se mantienen vigentes en ese país, opinó el internacionalista Óscar Vidarte.

Fue al comentar la decisión de más de dos tercios de los chilenos quienes votaron el  último domingo 25 de octubre de 2020 por reemplazar la Constitución instaurada hace 40 años por la dictadura militar de Augusto Pinochet.

“Es evidente que, en Chile, en el transcurso del último año, desde las protestas que iniciaron a mediados y finales del año pasado ha surgido todo un debate nacional, un debate muy intenso entorno a qué hacer con las grandes estructuras que, de alguna manera, continúan vigentes y que se construyeron en la época de la dictadura”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Protestas en su máxima expresión

Vidarte Arévalo explicó, que las estructuras que se construyeron durante una dictadura en Chile fueron duramente cuestionadas en ese país. Sostuvo que las protestas llevaron ese debate a su máxima expresión.

“Este debate no es nuevo, ya Bachelet, durante su segundo gobierno, trató de llevar a cabo una serie de reformas, es decir, en Chile este debate se venia discutiendo algunas veces de manera muy específica, vinculado a las AFP, vinculados al transporte, vinculados a la educación, pero el debate estaba ahí de qué hacer con una estructura jurídica, una estructura que se construyó durante la dictadura completamente ilegítima y que hoy viene siendo cuestionada en un Chile que parece que no refleja lo que muchos chilenos quieren de su país”, argumentó.

“Y en ese contexto aparecen las protestas y estas protestas han llevado ese debate a su máxima expresión. Y lo que vemos hoy es el resultado”, mencionó.

Indicó que se ha construido la idea de Chile como un país desarrollado en la región. Sin embargo, hay estructuras que no han beneficiado a la mayoría de sus ciudadanos.

“No hay que verlo desde el corto plazo como resultado de las protestas, sino como resultado de un proceso que es mucho más largo de cuestionamiento a las estructuras pinochetistas que se construyeron en la dictadura y que no solamente son resultado de la dictadura, sino que no han logrado que Chile, digamos, han construido esta idea de un Chile desarrollado, de un Chile glorioso, de un Chile que es reconocido en la región, pero que en la realidad no favorece a todos los chilenos”, expresó.

“[…] Al final, el resultado [de estas protestas] es importante, de ahí que se explique la masiva asistencia de ciudadanos en un país que, como algunos no saben, tiene el voto voluntario”, comentó.

Sin respuesta de las autoridades

Por otro lado, consideró que la respuesta del Estado fue nefasta  en Chile frente a la demanda de sus ciudadanos. Sostuvo que no hubo una lectura adecuada de la realidad de ese país por parte de sus autoridades.

“La respuesta del Estado creo que fue en muchos casos nefasta, hubo una policía, como la chilena, que ha sido muy cuestionada por el uso de la violencia, y un gobierno que nunca supo leer que pasaba; yo todavía recuero a Piñera negando la posibilidad de cualquier salida plebiscitaria, hasta que ya no pudo más y atrapado contra la pared tuvo que aceptar la única opción que tenía”, explicó.

“Entonces, un Piñera que se mostró poco interesado, hasta irresponsable, frente a lo que estaba sucediendo y que al final tuvo que pagar las consecuencias.  Me parece que ese es un momento cumbre, un momento de cambio, un momento del cual ya no había vuelta atrás”, sostuvo.

Más en Ideeleradio


Ver video

Comments

comments