Martín Benavides - Congreso (Foto: Parlamento)
Martín Benavides - Congreso (Foto: Parlamento)

 

Nace desde el 2006

Ideeleradio.- Ojalá que la movilización ciudadana ayude otra vez, como lo ha hecho en anteriores oportunidades, a no detener este proceso de cambio y de reforma universitaria, opinó el exministro de Educación, Martín Benavides.

Fue al comentar la aprobación de dos predictámenes en la Comisión de Educación en la que se propone modificar la conformación del actual Consejo Directivo de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) y dar una segunda oportunidad de dos años de plazo a las universidades que no obtuvieron licenciamiento de la Sunedu.

“Espero que esto no avance [este intento del Congreso en contra de Sunedu] y ojalá que la movilización ciudadana ayude otra vez —como lo ha hecho en oportunidades anteriores— a no detener este proceso de cambio que tiene varios años y varias gestiones, que no es de un gobierno o de grupo particular, sino que es un proceso que nace desde el año 2006, por lo menos, y que tiene un respaldo constitucional en las diversas sentencias que ha emitido el TC”, indicó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Consejo Directivo

El exministro cuestionó, en ese sentido, que uno de los predictámenes aprobados en la Comisión de Educación del Congreso modifique la conformación del actual Consejo Directivo de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu).

“Si es que esto [estos predictámenes] se concreta, lo que ocurriría primero es que se tendría que irse el Consejo Directivo de Sunedu y tendría que recomponerse ese consejo con todas las consecuencias que eso supone en términos de lo que hemos definido como la necesidad de la autonomía”, señaló.

“Estarían las universidades teniendo mayoría y regulándose ellas mismas al igual que lo hicieron en los años en los que tenía la gestión la ANR y llevó al sistema a un estado de cosas inconstitucional […]”, mencionó.

“Segunda oportunidad”

Estimó, además, que si esa “mal llamada segunda oportunidad” se concreta, se estaría nuevamente engañando a los estudiantes, porque las universidades podrían admitir otra vez a estudiantes.

“Por otra parte, las universidades a las cuales se le daría esta mal llamada segunda oportunidad podrían recibir y admitir estudiantes, y al admitir estudiantes estaríamos nuevamente engañando, estafando a estudiantes con una educación que no cumple las nuevas condiciones básicas de calidad que está exigiendo la Sunedu”, advirtió.

“[…] La consecuencia más evidente de la denegatoria es la no admisión de más estudiantes y eso es clarísimo. Eso es lo que se estaría cambiando ahora”, acotó.

Ruta establecida

De otro lado, informó que alrededor del 15% de los estudiantes que provienen de universidades denegadas ya terminaron sus estudios e inclusive sacaron sus títulos, los cuales fueron reconocidos por la Sunedu.

“Actualmente se tiene información de que casi el 70 % de estudiantes de las universidades denegadas que tienen una ruta establecida. Ya casi el 15 % terminaron sus estudios y han podido sacar sus títulos y Sunedu los ha reconocido”, declaró.

“Más o menos un 30% de ellos están continuando en las universidades, gracias a esta regulación que el cese de actividades se dé en dos o tres años más, es decir, cinco en total y hay un tercer grupo que ha logrado trasladarse —más o menos un 20 %— a otras universidades”, puntualizó.

El comunicado

Sostuvo, finalmente, que el Ministerio de Educación debería preocuparse de que no se juegue con las aspiraciones de los jóvenes, principalmente los de bajos recursos. Apuntó que el comunicado del Minedu debería hablar más bien de ayudar a vencer la barreras burocráticas que presentan las universidades denegadas respecto al acceso a documentación.

[…] Eso es lo que debería estar preocupándose el Ministerio de Educación en lugar de utilizar esos términos [de estudiantes desamparados] que han venido siendo utilizados por los promotores de estas universidades que son los primeros responsables. Este comunicado no le dan ninguna responsabilidad a esas personas que quieren seguir jugando con las aspiraciones de estos jóvenes principalmente de bajos recursos […]”, manifestó.

“Estas son universidades que han tenido un costo bajo en sus pensiones y volviendo a generar un sistema que no termina igualando las oportunidades. Los retornos económicos a la inversión en universidades denegadas han sido negativos. […] ¿Vamos a seguir engañando a más jóvenes permitiendo la admisión a estas universidades que no lograron cumplir con las condiciones básicas de calidad? Ese es el tema de fondo”, detalló.

Más en Ideeleradio


Ver video