Marco Avilés - Ideeleradio
Marco Avilés - Ideeleradio

 

Las causas mayores

Ideeleradio.- Es importante que los objetivos y las plataformas de las movilizaciones por la recuperación de la democracia estén claros, como los que tuvieron quienes participaron de la “Marcha del Orgullo 2023”, opinó el periodista y escritor Marco Avilés, quien dijo que no se puede observar la realidad con la actitud de un espectador.

“En ese sentido, es importante tener en cuenta cuáles son esas causas mayores. En el caso de las marchas por el orgullo, las causas mayores son que necesitamos mayores derechos para estas poblaciones. Esas poblaciones están reclamando mayores derechos; para empezar en el caso de las personas trans [buscan], por ejemplo, que la Policía no las mate, que la Policía no las patee, que acepte sus denuncias, derecho al trabajo, en fin y podríamos enumerar hasta llegar al derecho al matrimonio. O sea, el horizonte es más o menos claro”, refirió en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“En el caso de lo que podrían ser unas marchas por la recuperación de la democracia es importante que esos objetivos estén también claros. Y la asamblea constituyente no es el objetivo mayor, es una plataforma de un grupo, como hay otras plataformas”, apuntó.

Cuestionó, en ese sentido, que haya cierta parte de la élite intelectual y política que no muestre su disposición a relacionarse con grupos y colectivos que no necesariamente piensan como esta, pero que están también señalando la defensa de la democracia.

“Hace unos días me hizo mucho ruido, un tuit de un profesor de la universidad que decía algo así: yo no marcho si dentro de los pedidos está el pedido de nueva constitución. Entonces esta persona decía, […] si quieren que yo marche, olvídense de ese pedido”, relató.

“Entonces, esto me hizo pensar mucho en la incapacidad de cierta parte de la élite intelectual y política de tejer relaciones con personas y con grupos, con colectivos que no necesariamente piensan como ellos, pero que están también dentro del trabajo democrático”, manifestó.

El racismo y clasismo

El escritor recordó lo que ocurrió a inicios del año 2000 en el que distintos líderes políticos dialogaron y emitieron pronunciamientos enmarcados en la preservación de la democracia.

“Y esto me parece importante de analizarlo ahora, porque a inicios de los años 2000, cuando Fujimori estaba ya como cayendo en desgracia, Toledo era, digamos, la figura que se le oponía, y líderes políticos diversos, como [Alberto] Andrade, [Luis] Castañeda, hasta el APRA, se juntaron en ciertos momentos, como para dar respaldo a una salida democrática. Y es gente muy opuesta; o sea Andrade y Castañeda eran rivales, pero estaban ahí sentados. Yo no estoy justificando ni estoy respaldando a Castañeda ni a ninguno de estos personajes, pero de cierta manera había esta idea de que había que dialogar y conversar”, relató.

No obstante, consideró que, en el actual contexto y en líneas generales, el racismo y el clasismo en el Perú bloquean este tipo de acercamientos entre ciudadanos, Lima y las regiones, y las plataformas.

“Entonces, en este momento creo que es importante señalar que estamos en una situación en que es importante construir y tejer esos diálogos. El problema es que, a pesar de todas las evidencias, el racismo en el Perú y el clasismo también bloquea este tipo de acercamientos, porque cuando la gente dice: oye yo no marcho con la gente que pide asamblea constituyente, esa es una actitud también atravesada por el clasismo”, expresó.

“[…] Si te pones a analizar, ¿quiénes piden asamblea constituyente?, son gente muchas veces de las clases populares, gente de la izquierda y esta actitud de querer marchar con ellos [es] como casi [si dijeran] yo no me quiero ensuciar. O sea, esa actitud se tiene que problematizar, porque en un sistema democrático, ¿por qué no podrías marchar con una persona que pide eso, si el objetivo mayor es precisamente preservar la democracia?, y una asamblea constituyente se puede discutir en un régimen democrático, no necesariamente quiere decir que todos vamos a ir por ese camino”, argumentó.

Plataforma y reflexión

Indicó que las personas que tienen acceso a ciertas plataformas y espacios deben reflexionar sobre el momento en que estamos y respecto a la actitud que deberían tener frente a la destrucción de la democracia y las movilizaciones.

“Entonces, creo que es importante y necesario, tomando el ejemplo de las marchas del orgullo que las personas —sobre todo las personas que tienen cierta plataforma— reflexionen un poco de en qué momento estamos y qué actitud deberíamos tener frente a estas marchas, porque también lo que he notado en gente cercana a mí es un poco como la actitud de alguien que está observando la realidad, como desde el palco de estadio de la U. O sea, uno está viendo un partido y está como un crítico deportivo, con esa distancia, y dicen: ah bueno mira, la marcha va a ser un fracaso, las marchas no me representan”, señaló.

“Esa actitud creo que tiene que ser también como sometida a reflexión. O sea, uno no puede observar la realidad, esta realidad, la destrucción de la democracia con la actitud de un crítico deportivo. O sea, uno tiene que, más bien como acercarse a lo que está ocurriendo allí en la cancha”, acotó.

Desconexión

Finalmente, mencionó cuál sería el origen de la desconexión entre algunos sectores liberales de Lima y las movilizaciones del sur del país.

“La reflexión tiene que llevarnos a poner el foco en nuestros propios prejuicios y estereotipos y nuestro propio racismo, porque una de las causas de que partes de Lima no se conecten con las marchas del sur es eso, es ese racismo que crea este clima de sospecha sobre lo que se crea en el sur”, expuso.

“O sea, Lima tiene esa sospecha de que lo que viene del sur probablemente sí tenga que ver con eso que dice el gobierno, [y piensen que] probablemente sí hay terroristas. Hay esta sospecha, que es como muy tóxica. Y no estoy hablando de la gente de la extrema derecha, de López Aliaga. Estoy hablando de gente que se considera a sí misma como liberal. Vienen las marchas del sur y, entonces, se meten al palco y eso creo que se puede trabajar”, precisó.

Más en Ideeleradio

Ver video