Marco Avilés - Ideeleradio
Marco Avilés - Ideeleradio

 

Ley antiforestal

Ideeleradio.- Los recursos naturales que tiene la Amazonía no son ilimitados y el Perú no está enfrentando esa realidad con normas y con ciertas protecciones, dijo el periodista y escritor Marco Avilés, quien no descartó que en el 2030 sigamos hablando con mayor espanto de este tejido político que está deshaciendo el país.

“O sea, han movido esta ley antiforestal que básicamente abre las puertas de la parte de la Amazonía que todavía se mantenía más o menos virgen, pero eso tiene relación con lo que está pasando también en el resto del mundo. O sea, el capitalismo está penetrando de una manera brutal sectores donde antes todavía no se podía penetrar, pero acá viene la diferencia es como qué cosa hace una administración pública de países como el Perú es enfrentar esa realidad con normas, con orden, con ciertas protecciones. Y en el Perú no hay eso”, señaló en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“O sea, no hay eso ni en el Estado ni en los sectores económicos, como la empresa, entre comillas, como formal, porque creo que hay una visión compartida del país como este lugar de riqueza inacabable donde el saqueo puede efectuarse de manera ilimitada. Esa es una cuestión como que atraviesa la historia peruana. O sea, el Perú siempre se ha visto como un lugar donde el saqueo se puede efectuar de manera ilimitada”, añadió.

La riqueza no es ilimitada

El periodista recordó que, dentro del sistema económico internacional, el Perú es básicamente un proveedor de materia prima y que la Amazonía es un lugar muy rico como fuente, pero también como territorio. Remarcó, no obstante, que el Perú no es un país de riqueza ilimitada.

“Es una cuestión muy particular del Perú y eso creo que se transmite a partir de la educación. O sea, nosotros crecemos con esta idea de que el Perú con las ricas montañas, hermosas tierras, ilimitado, rico, y creo que cuando las personas nos hacemos adultas con esa idea y tenemos poder, pues ejercemos nuestro poder de una manera nefasta”, mencionó.

“O sea, el Perú no es un país de riqueza ilimitada. O sea, todo tiene límite. Y eso se está viendo obviamente en Madre de Dios. Ni siquiera en la industria turística del Perú tiene una capacidad ilimitada. O sea, Machu Picchu está como a un paso de empezar como a ya desestabilizarse por la voracidad con la que la industria turística mete gente allí”, agregó.

Finalmente, estimó que el momento en el que nosotros estamos como humanidad es aquel donde “el capitalismo está penetrando a lugares donde antes todavía no había penetrado para extraer recursos”. No descartó, además, que en el 2030 sigamos hablando con mayor espanto de este tejido político que está deshaciendo el Perú.

“Entonces, me pregunto de qué manera se puede reaccionar ante esta situación, porque ya no estoy pensando simplemente como en un gobierno nefasto, corrupto, que va a salir el 2026. Estoy más bien sintiendo que esta realidad se va a proyectar mucho más allá del 2026, va a llegar el 2030 y vamos a seguramente a hablar con mayor espanto de este tejido político que está deshaciendo nuestro país”, expuso.

Más en Ideeleradio

Ver video